lunes, 24 de octubre de 2011

20 de Octubre: Un día para la Historia

He preferido esperar unos días, digerir la noticia, leer la prensa, los medios, artículos, blogs, comunicados, antes de escribir aquí. Yo cuando conozco una noticia, reflexiono sobre ella y cuando tengo claro lo que quiero decir lo escribo. Prefiero que mi análisis sea largo y detallado aunque tardío, a escribir 4 párrafos a las 4 horas del comunicado.

El problema es que si esperas demasiado se te mezclan otras noticias, como las elecciones en Túnez, la muerte de Simoncelli, o el secuestro de 2 cooperantes españoles en Argelia. Aprovechando el post hablaré también sobre ello, pero más adelante.

El 20 de Octubre de 2011 pasará a ser un día para la Historia. Todos recordaremos lo que hicimos ese día, como recordamos lo que hicimos el 11 de Septiembre de 2001 o el 11 de Marzo de 2004.
Yo recuerdo que sobre las 14:30 escuchando la radio me enteré de que Gadafi estaba capturado y no se sabía si estaba vivo o muerto. Me fui a la Universidad y cuando volví me enteré de que ETA dejaba las armas.

Empezaré con lo de ETA.
Ya era hora. Han tardado mucho, demasiado. Leí que Íñigo Urkullu dijo que “ETA nunca tenía que haber existido”. Y estoy de acuerdo. No tenía que haber existido ni siquiera con el franquismo. Se escindieron del PNV formando una organización armada, inspirada en las guerrillas de Cuba, Colombia, Argelia…etc. Sin embargo había otras formas de combatir al franquismo, como hacía CCOO. Tras la guerra civil se luchó con los maquis, pero pronto se vio que de esa manera no se llegaba a ningún lado, y se cambió de estrategia.
No obstante muchos jóvenes vascos antifranquistas y nacionalistas se unieron a ETA, que cobró especial relevancia pública con el Proceso de Burgos. Hace poco vi una película sobre la vida de Mario Onaindia, “El precio de la libertad”, basada en su libro, en la que sale por cierto mi amigo Roberto. Os recomiendo que la veais porque habla de toda la historia de ETA hasta 1982 de forma veraz.
En 1973 asesinaron a Carrero Blanco, pero en 1974 asesinaron a 14 civiles en una cafetería, lo que provocó divisiones y muchos de sus integrantes se fueron al Movimiento Comunista o a la Liga Comunista Revolucionaria.


Tras la muerte de Franco continuaron matando mientras se asentaba la democracia y llegaba la ley de amnistía, que por cierto no sirvió de nada pues en 1978, un año después de que fuese aprobada, ETA asesinó a más gente que durante todos los años anteriores.
En esos años posteriores a Franco surgieron muchos grupos de extrema izquierda y algunos otros terroristas, como los Comandos Autónomos Anticapitalistas, el GRAPO, los FRAP, o Terra Lluire. En ellos había gente tan ilustre como Pío Moa o Jiménez Los Santos. Otros que estaban en ETA sufrieron una transformación ideológica curiosa: 1º en ETA, después en la extrema izquierda, luego en posiciones socialdemócratas con el PSOE, para acabar en el centro derecha o en la derecha liberal en grupos como Basta Ya o UPyD.
También había grupos de extrema derecha, como el Batallón Vasco Español. Eran años de agitación política tras la muerte de Franco, y se crearon multitud de partidos de muy diversa índole, que con el paso del tiempo se acabarían fusionando o desapareciendo.
Se reivindicaban muchas cosas. Algunos se conformaban con llegar a una democracia burguesa, que se cumpliese el Estatuto de Guernica, que se pudiese hablar euskera y hubiese una policía vasca (ETA (p-m)), y otros no se conformaban y querían incluir a Navarra, que se recogiese el derecho a la autodeterminación y se llegase a una democracia obrera en vez de a una burguesa (ETA (m)).
Desde hacía tiempo ETA estaba dividida en 2: ETA (político-militar) y ETA (militar). ETA (p-m) era más moderada y primaba el brazo político y obrero sobre el militar, mientras que en ETA (m) era más radical y predominaba el militar sobre cualquier otro.
Tras la dimisión de Suárez y el golpe de Estado de 1981 ETA (p-m) vio que había riesgo de involución y regreso a una dictadura en vez de continuar adelante. Tras año y medio anunció su disolución en una rueda de prensa a cara descubierta. Previamente había llegado a un acuerdo con el Gobierno en cuanto al desarme y a su situación jurídica.


Sin embargo ETA (m) siguió asesinando. Ya no a tantos como en 1978-1980 en los que había entre 5 y 8 entierros al mes, pero aún así era un nº elevado de media, entre 3 y 4 entierros al mes.
Tras el atentado de Hipercor, el más salvaje de ETA, los partidos políticos vascos a excepción de Herri Batasuna, firmaron un acuerdo, el Ajuria Enea, por el que rechazaban el terrorismo y pedían a ETA que entregase las armas. En 1988 comenzarían las conversaciones de Argel, que se hacían sin que siquiera hubiese treguas o con treguas muy cortas. A medida que pasaban los años ETA tenía más difícil el apoyo de la sociedad y el sacar algún rédito como consecuencia de su violencia o de su entrega de las armas.
Además, el referente ideológico de las guerrillas y el socialismo con los que nació, estaban cayendo. El socialismo se estaba derrumbando y cada vez había menos guerrillas.

En 1992 se dio un gran golpe a ETA descabezando a su dirección. La colaboración con Francia resultó fundamental en la presión contra ETA. Se bajó de los 3-4 entierros al mes de los años anteriores a entre 1 y 2 al mes.
Aún así cometió acciones muy crueles con varios secuestros, entre ellos el de Ortega Lara y el asesinato de Miguel Ángel Blanco. La respuesta de la sociedad civil fue masiva.
En 1998 se produjo el pacto de Lizarra entre los partidos políticos nacionalistas para pedir a ETA una tregua. ETA la concedió, e inició conversaciones con el PP, en el que por entonces estaba Mayor Oreja, que después sería muy crítico con otras negociaciones que hizo el PSOE.
Sin embargo ETA utilizó la tregua para rearmarse y reorganizarse, y entre 2000 y 2001 cometió varios atentados. Como consecuencia de ello se rompió el pacto entre PNV y HB, y esta última sufrió una escisión, la de Aralar, que rechazó la violencia.

Después entraría en vigor la ley de partidos que debilitó muchísimo su infraestructura. ETA cada vez más débil y con menos apoyos bajó a entre 1 y 5 entierros al año.
Con dicha ley se ilegalizó a Batasuna, a las Gestoras por Amnistía, o a Jarrai entre otros. Yo apoyé esta medida mientras que Batasuna no rechazase la violencia, pero en el momento en que lo hizo apoyé su legalización.
Más tarde llegaría la tregua de 2006, que saltó por los aires debido a un “golpe de estado” dentro de ETA. Esto hizo que perdiese el apoyo de Batasuna, quien empezó a cuestionar la vía armada y acabaría rechazándola y formando como ya sabemos, Bildu y Amaiur.
ETA, perdiendo el apoyo de Batasuna y del EPK, colectivo de presos, y agobiada por la presión policial, buscó una salida honrosa internacionalizando lo que ellos llaman “el conflicto” con los mediadores internacionales y la Conferencia de Paz, que fue muy criticada por el PP y los medios de derecha. Curiosamente asistieron la Iglesia, el partido de Sarkozy, y los empresarios, lo que me hace constatar con cierta sorpresa que están menos a la derecha que el PP y sus medios afines.



Tampoco fueron ni el gobierno vasco ni el gobierno central. En cierta medida es normal, pues no querían que pareciese que estaban dispuestos a aceptar un precio por la paz. Sin embargo, como dice Eguiguren, el PSOE debería haberse implicado mucho más. Han tenido la paz delante de sus narices y no han sabido verla, han desconfiado hasta el último momento. De hecho Patxi López lo vivió todo desde Nueva York, a dónde había viajado para hacer negocios para Euskadi. Es decir, sabe que está la Conferencia de Paz, que es un momento histórico para el País Vasco, que ETA lo puede dejar en cualquier momento, y él en Nueva York. En fin. El otro día en Galicia protestaban contra un consejero que en plena temporada de incendios forestales se había ido al Santiago Bernabeu a ver un partido. Pues esto es igual o peor.

Finalmente el 20 de Octubre anunciaron el cese definitivo de su actividad armada.
Ahora se prevé que dialogue sobre como realizar el desarme, la situación jurídica en la que quedan los etarras clandestinos, y la situación de sus presos.
Tendrán que hacerlo con el próximo gobierno. Los medios de derechas como la Cope, Onda Cero, ABC, La Razón, El Mundo, Intereconomía, Libertad Digital…parecen no alegrarse de la noticia. Piden la disolución de ETA, el perdón a las víctimas, la entrega de armas, la entrega a la justicia de todos sus miembros, y su colaboración en la justicia para esclarecer los juicios pendientes. Casi nada.


A ellos se les suma UPyD y el sector más conservador del PP encarnado por Mayor Oreja, Carlos Iturgaiz y Aznar, pero al que no hacen demasiados ascos Cospedal, Esperanza Aguirre, o González Pons.
Esperemos que triunfe en el PP el ala moderada de Rajoy el PP del País Vasco.
Todos pedimos la disolución de ETA, la entrega de armas y el perdón a las víctimas, pero seríamos ilusos si pensásemos que lo van a hacer todo de golpe. Ellos buscan una salida honrosa. Y más ilusorio sería pensar aún que van a entregarse a la justicia.
Estos medios, la caverna podríamos llamarles, parece que no se alegran de la noticia. Se van a quedar sin su tema preferido, sin su tema arrojadizo.
Decían también que todo era para obtener concesiones políticas y un mensaje electoralista para que ganase el PSOE en las elecciones. Sin duda la proximidad del 20N ha hecho que se adelanten los pasos, y puede que el PSOE no salga tan mal parado como se preveía, pero parece que ni esto podrá con la victoria del PP, que tendrá que gestionar el fin de ETA. Para ello ayudará Patxi López en Euskadi. Se le critica mucho porque está gobernando gracias a que no está Bildu, pero a mí me parece un buen lehendakari que ha sabido llevar una política diferente al País Vasco de la que se estaba acostumbrado de constante tensión con el gobierno del PNV.

Sobre los presos es imposible una amnistía, que sería totalmente rechazada por la sociedad en general y por la AVT en particular, lo cual es normal, a nadie le gusta ver suelto al asesino de su padre o de su hermano sin que haya cumplido su condena.
Pero si que se pueden dar pasos, en especial acabar con el régimen de incomunicación, soltar a los encarcelados por kale borroka, impuesto revolucionario, robos, falsificación documental, por colaboracionistas o cooperantes, o colocación de artefactos explosivos de baja intensidad.
Los que no podrán salir serán los que tengan en su haber colocación de explosivos que causaron graves desperfectos, heridos o muertos, así como los que pegaron un tiro en la nuca a alguien. Esos tendrán que cumplir la pena en su integridad, aunque la doctrina parot debería ser eliminada y se debería soltar a los enfermos y producir un acercamiento de los presos a Euskadi.



Todo esto por supuesto tras el desarme, ya que no correrían peligro de no reinsertarse una vez disuelta ETA.
Esperemos que no se produzca nada parecido a un ETA auténtica o algo del estilo, con escisiones. ETA está muy debilitada, y la mayoría entienden que ya no hay nada que hacer, pero puede que haya algunos intransigentes que quieran seguir con las armas. Esperemos que les convenzan de que no lo hagan.

También habría que legalizar a Sortu y archivar juicios pendientes en los que se piden penas de prisión para diferentes personas simplemente por intentar reconstruir Batasuna tras su ilegalización.
Yo me he mostrado contrario a las cárceles excepto para los delitos más graves, y francamente, que Otegi y compañía estén en prisión simplemente por intentar reconstruir un partido político me parece una abominación propia del franquismo. Les podrían multar como mucho, pero de ahí a meterlos en prisión va un abismo.
Otra cosa son las herriko tabernas y la financiación a ETA a través de ellas, algo que me parece más grave, pero que tampoco creo que sea como para meter en prisión a nadie, y más con las actuales circunstancias.

Y esos son todos los pasos que se deberían dar en mi opinión. Hay oportunistas que hacen el juego a la Izquierda Abertzale, como Izquierda Anticapitalista, el PCPE, Corriente Roja, Izquierda Castellana…y lanzan comunicados hablando del “conflicto vasco”, de “normalización política”, de eliminación de la Audiencia Nacional, y del “derecho a decidir”. Mire usted, aquí el conflicto vasco se llama ETA. Acabada ETA, acabado el conflicto.
Ya no estamos en el franquismo ni en la transición ni en el caso GAL ni en la represión policial.
El problema es que ETA, como decía al principio, ha luchada por Navarra y por la autodeterminación, y mientras no consiga eso, tanto para ella como para el Movimiento Vasco de Liberación Nacional como para sus amigos fuera del País Vasco, existirá un conflicto, el “conflicto vasco”.
Sin embargo hay otros que han luchado políticamente y no con las armas, y eso debería haber hecho ETA hace tiempo. Ahora no puede y no debe conseguir ninguna concesión política por dejar las armas.
Si se decide algo sobre Navarra o sobre el derecho a decidir será algo que decidan los políticos totalmente al margen de ETA o al margen de sus exigencias o amenazas.

Otra cosa que habrá que corregir es la reconciliación, porque ha habido muchas personas que han tenido que irse de Euskadi debido a las amenazas de ETA, los insultos de la gente de HB, y otras que no se han ido pero que tienen que llevar escolta o gente a la que la han pintado su cara con una diana, la han quemado el coche o han realizado pintadas en su contra.


También ha habido muchos que han callado, que no hablaban de política, que vivían ajenos a la situación, que retiraban la palabra a los amenazados por ETA…
Y eso no se acaba con ETA, pasarán años hasta que la situación se reconduzca.



Sobre Gadafi:

Era la noticia del día hasta que la sustituyó la de ETA. Todavía no está claro si fue ejecutado o fue capturado vivo y murió como consecuencia de las heridas infrigidas un tiroteo que sufrió el vehículo en el que le transportaban. Habrá que esperar a que se aclare la situación, pero en cualquier caso, si hubiese sido ejecutado, en mi opinión el culpable debería ser cuanto menos juzgado.
El destino de Gadafi se parece al de muchos dictadores: Hitler suicidado, Mussolini y Ceacescu colgados por el pueblo, Sadam Hussein ahorcado, Mubarak, Pinochet y Videla juzgados…sólo Franco murió en la tumba, puesto que no le derrocaron.



Obviamente habría sido mejor que Gadafi acabase como Mubarak y no como Mussolini. Había rebeldes que querían llevarle preso a Misrata, pero según dicen otro se opuso y le disparó.

En cualquier caso, siendo la supuesta ejecución de Gadafi condenable, también lo son todas las muertes que este mandó orquestar, o las que Al Assad ha consentido, y aún no he visto a muchos condenarlas (entre ellos tristemente al PCE).
Lo cierto es que la muerte de Gadafi recuerda un poco a la del Che, apresado vivo y ejecutado sin juicio. Sin embargo el Che era un revolucionario, no un dictador que estuvo 40 años en el poder y reprimió al pueblo.
El pueblo libio ha triunfado. Hay muchos que lo critican por la ayuda de la OTAN. Es cierto que tienen intereses en el petróleo y que antes tenían tratos con Gadafi y le recibían como un amigo, pero rectificar es de sabios (y no como hicieron Chávez y Castro, que le siguieron considerando un amigo hasta el fin). En cualquier caso, si nos ponemos en la situación del pueblo libio, que se alza en armas contra su dictador, que consigue avanzar, pero que es frenado, obligado a retroceder, y puesto contra las cuerdas en Bengasi, ¿qué habríamos hecho cualquiera de nosotros? Pues pedir ayuda a quien fuese. Y diplomáticamente no iba a llegar (ya vemos de lo que sirve la diplomacia con Al Assad, para que se incremente el nº de muertos día a día). Por tanto debía ser una ayuda militar. Los países árabes y africanos, en su mayoría dictaduras, no les iban a ayudar. China y Rusia, escépticos y opuestos a todo lo que quiera EEUU, tampoco. América Latina está muy lejos y no tiene capacidad. Sólo quedan EEUU y Europa, es decir, la OTAN.
Aún así la ayuda no es terrestre, no es una invasión. Se limita a apoyo aéreo, bloqueo naval a Gadafi, y suministro de armas además de planificación estratégica y ayuda humanitaria.
A cambio los rebeldes han tenido que ceder en el petróleo. ¿Y qué? ¿Es que supone más el petróleo que la liberación de un pueblo? ¿Por no ceder en el petróleo no le liberamos? Ya se recuperará con el tiempo. En cualquier caso, si nos pusiésemos en situación y no nos quedase más remedio que pedir ayuda a la OTAN, luego les estaríamos muy agradecidos por habernos ayudado a liberarnos y todos o la mayoría entenderíamos que habría que compensarles de alguna forma. Porque el esfuerzo de Francia y Reino Unido ha sido titánico frente a por ejemplo, la pasividad de EEUU o de Alemania. Por tanto los libios les estarán más agradecidos y con razón, a Francia y Reino Unido que a Alemania o EEUU.


Otra cuestión es la democracia que se implante en Libia. Hay críticas tildando a los rebeldes de islamistas. Sin embargo eso pasó también en Túnez y Egipto, dónde las dictaduras habían mantenido a raya a los islamistas, reprimiéndoles ferozmente, lo que condujo a grupos ilamistas radicales como Al Quaeda en Egipto o los Salafistas en Túnez. No obstante también hay islamistas moderados como los Hermanos Musulmanes en Egipto, o el partido favorito para las elecciones de Túnez, inspirado en el actual partido gobernante de Turquía. Ese islamismo moderado no tiene nada de malo. No es como el de Irán, Afganistán, o Arabia Saudí. Esperemos que el caso de Libias se parezca más a Turquía o Líbano que a los otros países anteriormente mencionados. Al tiempo, no hay que especular ni predecir acontecimientos. El tiempo dirá.

Además, aparte de que pueda haber algunos cabecillas islamistas, hubo muchos que tenían empleos normales (profesores, taxistas, ingenieros, fontaneros…) y los dejaron para tomar las armas, acabando muchos de ellos muertos o mutilados. Es un ejemplo claro de alzamiento en armas de un pueblo contra una dictadura, y como comunistas deberíamos apoyarlo sin ninguna duda.



Sobre lo de los cooperantes secuestrados, va a ser un problema al que se enfrente Rajoy, líder del PP, si gana las elecciones. El PP criticó mucho el pago de rescate por los apresados en Somalia o Mali. Sin embargo habrá que ver lo que hace ahora en Somalia y Argelia. Yo soy partidario de los rescates, me parece inhumano que un Gobierno se niegue a negociar por una persona secuestrada de su nacionalidad. Ahora bien, eso no quita para que intenten solucionarlo sin concesiones o policial o militarmente. Pero si no hay más remedio, que paguen y luego que refuercen la seguridad para que estos casos no vuelvan a ocurrir.


Aunque si se estuviesen dando continuamente puede que cambiase mi opinión.
De todos modos lo que consigue Al Quaeda con esto es que los países en los que actúa se vuelvan cada vez más pobres y tengan más rechazo por parte de la sociedad. Lo que debería hacer la Comunidad Internacional es ayudar a estos países a salir del subdesarrollo, ganar en riqueza y seguridad, y frenar de este modo a Al Quaeda y los secuestros. Aunque temo que ese día está todavía lejos.



Sobre Simoncelli. Es una gran pérdida, y eso que hasta hace poco los medios de comunicación españoles le denostaban por su rivalidad con Lorenzo.
A mi las motos siempre me han parecido uno de los deportes más arriesgados que hay, con caídas espectaculares, para matarse de forma clara. De hecho ya van más de 40 muertos en algo más de 60 años de historia de las motos. Deberán replantearse muchas cosas en seguridad para que estas cosas no vuelvan a pasar.
El pobre Rossi, involucrado en el accidente, e Italia están conmocionados.
Descanse en paz, Simoncelli.