lunes, 17 de octubre de 2011

¿Rentabilidad económica o social?

El otro día dijo el alcalde de mi ciudad algo con lo que estoy de acuerdo. Contestaba al alcalde de Valladolid que dijo que el aeropuerto de Burgos no era rentable. Mi alcalde le dijo que sólo había 7 aeropuertos en toda España con rentabilidad económica, pero que los que no la tenían sí que eran rentables socialmente.


Me recuerda a cuando José Blanco dijo que era insostenible el tren Burgos-Madrid pasando por Aranda con una media de 4 pasajeros al día. Por supuesto provocó malestar en los burgaleses, y es que cuando se ataca o se defiende a la tierra, no hay colores políticos que valgan.
Lo que debería hacer Blanco en vez de cerrar líneas es fomentarlas para que fuesen más pasajeros.


Igual que fomentar los aeropuertos o las universidades.

Hay una creencia popular que dice que es insostenible un aeropuerto en cada ciudad o una Universidad en cada ciudad.
Bueno, depende de que rentabilidad miremos. Económicamente no es rentable, pero socialmente sí que lo es. Un aeropuerto mejora las comunicaciones de una ciudad. Una Universidad atrae gente joven y mejora las ofertas educativas de una ciudad.


Los servicios públicos no hay que medirlos exclusivamente por rentabilidad económica. Hay que medirlos por la rentabilidad social. Las prestaciones por jubilación o desempleo no generan beneficios al Estado, no son rentables económicamente, pero sin duda sí que son rentables socialmente, y es por ahí por dónde hay que mirar.

Si hay estaciones de trenes y de autobuses en cada ciudad, ¿por qué no va a haber aeropuertos en cada ciudad? En las más pequeñas serán más pequeños, con menos vuelos, menos frecuencias, menos pasajeros, menos trabajadores, más deficitarios, pero mejoran las comunicaciones de la ciudad, igual que las estaciones de trenes y de autobuses.
Y con las Universidades lo mismo.

Otra cosa es que haya dinero para hacerlo o no, que habría que valorarlo. Pero si hay oportunidad de hacerlo, bienvenido sea.
Ya basta de criticar todo porque sí, porque es un despilfarro o no hace falta. Si una solución es la mejor, aunque cueste más dinero, será preferible a otra peor, más barata, y que dentro de unos años vuelva a plantear el mismo problema.
Un aeropuerto, una Universidad, una Facultad de Medicina, un soterramiento de las líneas del tren, una Expo, una capitalidad de la cultura, siempre son cosas bienvenidas en una Ciudad, pues contribuyen a mejorarla, siempre que sea a un coste más bien asumible (un aeropuerto siempre es caro, pero dentro de unos límites será mayor la rentabilidad social que el coste de construirle).


Puede haber cosas que critiquemos de esos proyectos, cosas concretas, materiales, pero el espíritu de mejorar la ciudad y su rentabilidad social no deberíamos criticarlo nunca, pues es algo positivo y lo único que se consigue es que a los que lo critican se les vea como los que siempre critican todo por cualquier cosa.