viernes, 29 de junio de 2012

Pitos a Cristiano Ronaldo

El otro día en el partido Portugal-España, antes de empezar, los capitanes de las 2 selecciones leyeron un comunicado contra el racismo y la discriminación en el marco de la campaña que a este respecto ha desarrollado la UEFA.


Pues bien, cuando acabó Casillas y la gente aplaudió, cedió el micrófono a Cristiano Ronaldo, que leyó también un comunicado. Mientras le leía un grupo nada despreciable de españoles en las gradas le silbó. Digo nada despreciable porque hasta se oyó en televisión, así que más se oiría aún en el estadio, si tenemos en cuenta la diferencia entre como se escuchó el himno en la final de la copa del Rey en la televisión y en el estadio.

Me parece absolutamente despreciable que cuando se está leyendo un comunicado contra el racismo y la discriminación y por la tolerancia y el respeto, haya gente que silbe solamente porque es Cristiano Ronaldo.
Mal está que cada vez que toca el balón le griten "Messi, Messi" aludiendo a la rivalidad que existe entre los 2 mejores jugadores del mundo y recordándole que él no es el mejor. Mal está también que le piten constantemente.
Sí, es cierto, podría ser un poco más humilde y menos prepotente. Pero también hay que tener en cuenta que tener a todo un Estadio silbándote cada vez que tocas el balón es para enfurecer a cualquiera.
Lo que me parece ya el colmo es que se le pite mientras lee una declaración contra el racismo.

Habría que coger a todos los aficionados que pitaron en ese momento, ponerles en una lista que se pasase a todos los estadios, y cuando fuesen a comprar una entrada, decirles que por pitar en esa ocasión, no podrán entrar. Y que si lo vuelven a repetir no será un partido de sanción, sino de por vida.
Así seguro que nadie más volvía a pitar cuando se está leyendo una declaración contra la discriminación y por el respeto.

Claro que esto habría que hacerlo también con los aficionados que gritan insultos racistas, como cuando llamaron mono a Etoo, o cuando tiraron un plátano a Balotelli. O que lanzan bengalas, provocan altercados o trifulcas, o exhiben símbolos nazis. Por supuesto.


La verdad es que ir al fútbol se está convirtiendo en algo de valientes. Que vaya una familia con sus hijos a ver un partido y vea que los aficionados del Atlético de Madrid gritan a los del Sevilla "Ea ea ea, Puerta se marea" aludiendo a la muerte súbita de Puerta en un partido de fútbol es cuanto menos descorazonador.


La gente va al fútbol y cree que puede hacer lo que le de la gana, y no es así. Tiene que haber respeto hacia los demás, ya sean aficionados rivales, jugadores, árbitros, o entrenadores.

Sin respeto, tolerancia y comportamiento no vamos a ningún sitio. Y tal vez la única manera para lograrlo sea con sanciones duras no a los clubs, sino a los aficionados. Hoy en día hay muchas cámaras de televisión en un campo de fútbol. Que identifiquen a los que insultan o provocan altercados y les prohíban volver a entrar con x partidos de suspensión, y que si lo vuelven a repetir, sea de por vida.

Si la sanción es a los clubs o a las federaciones, no pasará nada, porque los aficionados lo seguirán haciendo. Los clubs y las federaciones deberían tomar medidas para que el coste recayese sobre los aficionados, pues sino darán igual las sanciones.

Parece que es la única forma de lograrlo, pero es necesario, el respeto mutuo debería ser lo que primase entre las personas de diferentes ideologías, creencias, sexos, razas, clubs, países y demás.