lunes, 9 de mayo de 2011

La ultraderecha no avanza en España porque ya está afincada en el PP.

Si analizamos los países europeos vemos que en Francia, Suecia o Finlandia, que se caracterizan por su alto grado de Estado de bienestar, la ultraderecha es fuerte, debido a que el partido de derecha en esos países no quiere desmantelar el Estado de bienestar.
Lo mismo podría decirse de Holanda, Austria o Suiza.
En Italia es fuerte en el Norte, de hecho tiene imlicaciones nacionalistas, regionalistas, federalistas...como se le quiera llamar.


Pero no en el Sur (allí ya está la Mafia).

En España en cambio el Estado de Bienestar es de risa comparado con el de los países del centro o norte de Europa. Además tenemos a ETA, con lo que unido a la política anti inmigración del PP ya no nos hace falta ultraderecha, pues todo se canaliza a través del PP.
Afortunadamente partidos como Democracia Nacional o Falange no ven aumentar sus fuerzas debido a que el PP está en posiciones extremistas respecto a ETA (véanse las declaraciones de Iturgaiz, Mayor Oreja o Esperanza Aguirre respecto a Bildu diciendo que el PSOE permite que ETA esté en las elecciones), y bastante duro en cosas como la inmigración (véase el vídeo de Sánchez Camacho disparando a inmigrantes, el contrato que quieren hacer de integración, o el requisito que quieren poner para limitar sus ayudas con el discurso de "los españoles primero" que es el mismo que tiene Democracia Nacional), el aborto (Mayor Oreja incluso decía que había que acabar también con los 3 supuestos), los homosexuales, bajar impuestos a los ricos y a las empresas, el caso faisán, acabar con lo público, dar mala imagen de la administración pública...

No hay más que mirar a los políticos del PP. A mi modo de ver hay 3 facciones. Una, la ultraderecha, de la que sus máximos exponentes son Mayor Oreja, Carlos Iturgaiz, Esperanza Aguirre, Rita Barberá, Alicia Sánchez Camacho, y Camps. Cada cual peor.




D
espués, la derecha, en la que podríamos meter a Dolores de Cospedal, Esteban Gonález Pons, Soraya Sáez de Santamaría, o el mismo Rajoy.


Y para finalizar el centro derecha, los más moderados (si se puede hablar de moderados en el PP), en dónde estarían Gallardón, Núñez Feijó, Basagoiti, Trillo, Juan Vicente Herrera, o Javier Arenas.




En resumen, la ultraderecha no crece porque ya la tenemos bien representada en el PP, a quien la dan cobijo medios como la Cope, Antena 3, El Mundo (que pesaditos con lo de que el 11M fue ETA, tesis que tiene también Esperanza Aguirre), ABC, la razón, intereconomía, libertad digital, popular tv...

Por no hablar de periodistas extremos como Jiménez losantos, César Vidal, o Salvador Sostres.


Claro que el PSOE va de izquierdas diciendo que el PP es la derecha más a la derecha de Europa. Lo que está claro es que el psoe sólo saca el carnét de izquierdas cuando está en campaña electoral. Ya pasó en las europeas, recordemos el cartel del Che Guevara-Mayor Oreja,


o los vídeos contra los capitalistas de juventudes socialistas. Y ahora vuelve a pasar, el miedo a la derecha y el voto útil.
Como bien dijo Cayo Lara, la derecha ya está en el poder. Al menos la económica. ¿Quién ha bajado el impuesto de sucesiones, subido el IVA, eliminado el del patrimonio, abaratado el despido, bajado el sueldo a los funcionarios, bajado las pensiones, retrasado la edad de jubilación, privatizado aeropuertos y loterías, acabado con la ayuda a los parados sin prestación, o reducido la ayuda al desarrollo? El PSOE.

El PP sí, muy malo, muy de derechas. Pero el PSOE también, muy de derechas, al menos económicamente.
Y más o menos lo mismo cabe decir de CIU y del PNV. En Cataluña fue irse el tripartito y Mas ya está diciendo de bajar los impuestos de sucesiones (y eso a pesar del déficit que tiene Cataluña), de recortes sanitarios, y de recortes en la Administración.


Y en PNV juega al gato y al ratón pero ha sido uno de los principales apoyos del PSOE para firmar sus recortes.

IU tiene que ser la alternativa. En comunidades como Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares, dónde la corrupción reina a sus anchas, parece que va a lograr el PP mayoría absoluta, ya que el PSOE está hundido estatalmente. La única alternativa para frenar los recortes del PSOE, la ultraderecha y la corrupción del PP, es IU. Llevará tiempo, pero una vez que se desvincule de nacionalistas de izquierdas y empiece a hacer política real que ayude a salir de la crisis, comenzarán a fluir votos.

Debe plantearse ya una estrategia para dejar de apoyar al PSOE en las CCAA y en los Ayuntamientos, tampoco darles la investidura, hasta que no se reforme la ley electoral. Sin eso seguiremos siendo minúsculos. Debemos lanzar un órdago a la grande. Gritar claramente: ¡No más pactos con el PSOE hasta que no se cambie la ley electoral!