jueves, 13 de agosto de 2009

Los salarios de los futbolistas

Se volvió a abrir el debate con la compra de Cristiano Ronaldo por 94 millones de euros. ¿Cómo es posible que un banco financie esa operación? Con la de deudas que tienen los clubes, y en la situación de crisis económica en la que los bancos se niegan a conceder crédito a pymes y autónomos resulta que dan 94 millones de euros así por la cara para comprar a Cristiano Ronaldo. 94 millones de euros que salen del bolsillo de todos los españoles, porque es así cómo funciona el sistema de préstamos. Guardamos el dinero en los bancos y juntando el de muchos podemos pedir préstamos que luego tendremos que devolver. Lo que no se entiende es que con tantos problemas como tiene la gente para pagar las hipotecas y los bancos para ser solventes (de hecho los gobiernos han tenido que apoyar a los bancos dándoles dinero) cedan 94 millones como si nada. Aprovecho para reclamar una banca pública que no juegue con el dinero de los españoles, que no invierta en sitios de riesgo, que no financie operaciones locas, en fin, que administre el dinero de los españoles con responabilidad.

Otra tan grande como esta es el salario de los futbolistas. Cristiano Ronaldo va a cobrar unos 12 millones de euros al año. Pongamos que un trabajador cobra 1000 euros al mes. En un año ganaría 12000 euros. Tendría que trabajar 1000 años para ganar lo que Cristiano Ronaldo gana en un año. ¡¡¡1000 años!!! Y la gente lo aplaude. Ahora dirán que Cristiano Ronaldo genera mucho dinero porque vende muchas camisetas y va la gente a verle jugar al fútbol, y un albañil no vende camisetas ni va la gente a verle poner ladrillos. De acuerdo. Pero eso no justifica ese elevadísimo salario. Yo no estoy diciendo que ganen lo mismo, pero francamente me parece una burrada. Creo que deberían ganar más los profesores, los médicos o los investigadores, ya que su labor es mucho más importante que la de entretener (esto va incluido también a los actores, que también cobran una salvajada).
A dónde tenemos que ir es a la financiación de los clubs. ¿Cómo consigue el real madrid tanto dinero para pagar 12 millones de euros al año a Cristiano Ronaldo? Los clubes se financian por los patrocinadores (adidas, nike, audi, toyota, teka, siemens mobile...etc), por las entradas, las cuotas de socio, los abonos, los productos vendidos (camisetas, botas, bufandas...), por el cobro de derechos televisivos y por la venta de jugadores. En mi opinión debería prohibirse el patrocinio de empresas a clubes de fútbol, y regular una ley por la que la televisión pudiese retransmitir el partido sin tener que pagar al club afectado. Así mermarían los ingresos de los clubes de fútbol y a la fuerza tendrían que bajar las fichas de los jugadores. Claro que esto debería hacerse a nivel mundial, pues si lo hiciese un sólo país, los jugadores se irían a jugar a otras ligas, y con lo enganchada que está la gente al fútbol saldrían a la calle para pedir que se quitase esa ley (cómo estará de enganchada que con 4 millones de parados, con la precariedad laboral y la tasa de accidentes laborales más alta de la UE la gente no sale a la calle y sí que saldría si se propone disminuir la desigualdad y aumentar la igualdad).


Esa vieja frase de Marx: "La religión es el opio del pueblo" podría sustituirse por: "El fútbol es el opio del pueblo", o más correctamente por: "El deporte es el opio del pueblo", pues en otros países en que no es tan popular el fútbol lo mismo pasa con otros deportes (baloncesto, rugby, hockey, béisbol, tenis, fórmula 1, motociclismo...)

3 comentarios:

cesar dijo...

Ademas los futbolistas pagan menos a hacienda

Jackeline dijo...

Hola estimado blogger
Estuve visitando tu Blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto contar con tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si lo deseas no dudes en escribirme a jackiexanky@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Jackie

Juan del Sur dijo...

Por supuesto, no es el "fútbol" ni el "deporte" el opio del pueblo, sino los espectáculos de competencias entre hiperprofesionales en ciertas destrezas físicas.