martes, 22 de agosto de 2017

Los despropósitos de la CUP y parte de la izquierda respecto al atentado de Barcelona y a sus propuestas políticas

La CUP es un partido independentista catalán de extrema izquierda que ha conseguido relevancia debido a que los otros partidos independentistas (PDCat y ERC) han tenido que depender de ellos para sumar mayoría.
Se presentaron por primera vez a las elecciones autonómicas en Cataluña en 2012, obteniendo 3 diputados.

Aunque ya contaron con ellos para el pseudo referéndum de 2014, la suma de ERC y CiU bastaba, con lo que la dependencia no era del calibre de la que se daría en 2015, cuando las CUP aumentaron de 3 a 10. En esa ocasión, ERC y CiU fueron juntas en las elecciones (Junts pel Sí), pero tuvieron que depender de las CUP para investir a Puigdemont, ya que rechazaron a Mas después de que no se pusiesen de acuerdo en una votación asamblearia que sorprendentemente terminó en empate.

La relación de las CUP con Junts pel Sí no ha sido fácil y ha estado amenazada por bloqueos a los presupuestos. Las CUP han ido marcando el terreno, y de hecho fueron quienes obligaron a que se tratase de celebrar un 2º referéndum, ya que la idea inicial era dar a votar una constitución catalana. Junts pel Sí cedió en este tema por una cuestión muy clara: sin las CUP están perdidos, dependen totalmente de ellos para mantenerse en el poder, por tanto, son las CUP las que marcan la hoja de ruta.


Hay que reconocer que en algo sí que son coherentes. Ya que son independentistas, no se presentan ni a las elecciones generales ni a las europeas (hablan claramente de salirse de la UE y de la OTAN). En esto se diferencian de ERC y del PDCat, que se presentan a las generales y europeas y afirman que si Cataluña se separa no va a salir de la UE, y que permanecerán en la OTAN pese a no tener ejército. Un sinsentido en toda regla, pues como todo el mundo sabe, si un territorio se separa del Estado del que formaba parte, queda automáticamente fuera de la UE, y debe formular su solicitud de entrada que debe ser avalada por todos los Estados de la UE, cosa que no parece probable que hiciese España. Además, tampoco parece probable que la OTAN admitiese a un país sin ejército.

Por otra parte, las CUP no esconden su ideología, al contrario que otros. Defienden abiertamente al gobierno venezolano, someten sus decisiones a asamblea, hacen rotación de cargos, y realizan propuestas sin duda estrambóticas, como expropiar la catedral de Barcelona para convertirla en un economato, afortunadamente rechazada por el resto del arco parlamentario. También propuso retirar la estatua de Cristóbal Colón por "colonialista y esclavista".

Pero últimamente, por lo que ha destacado es por sus juventudes, Arran, que han llevado a cabo una campaña violenta contra el turismo, asaltando autobuses o pinchando ruedas de bicicletas, entre otras acciones.


(Cartel de Arran contra los turistas).

A esto hay que sumarle que las propias CUP proponen que los Ayuntamientos tomen el control de hoteles y albergues.
Claro que toda esta campaña contra el turismo no va acompañada de propuestas alternativas. Dicen que el turismo crea aglomeración, sube los precios de las viviendas y crea precariedad, pero no proponen nada para sustituir a una pieza tan importante en la economía. Si no hubiese turistas, ¿a qué se dedicarían todos aquellos trabajadores "precarios" del turismo? No les dan ninguna alternativa. Lo que hay que hacer es mejorar el modelo, no liquidarlo.
Pues bien, debido a la dependencia de Junts pel Sí de las CUP, tienen que soportar estas acciones ridículas y en cierto sentido peligrosas (retirar la estatua de Colón, expropiar la Catedral, liquidar el turismo...). Cualquier otro hace tiempo que habría roto con ellos. Pero estos no pueden, porque están obsesionados con la independencia, y para ello, quieran o no, necesitan a las CUP. Alguien más sensato habría renunciado y buscado pactos con otras fuerzas políticas no extremistas como Cataluña si que Pot o el PSC, aunque eso supusiese renunciar al referéndum o a la independencia, pero estos no, porque para ellos lo primero es la independencia, y todo lo demás les da igual. Tal vez deberían replanteárselo. Eso de caminar hacia la independencia cuando tienes a casi la mitad del arco parlamentario en contra, cuando sabes que es ilegal, que muchas de tus promesas como las de permanecer en la UE y la OTAN no las vas a poder cumplir, que vas a tener problemas con tu deuda y tus pensiones, y cuando encima tienes que depender de unos extremistas para ello. El problema es que es muy difícil bajarse ahora después de todos estos años, pero sería lo más sensato, si no quieren acabar en la cárcel o inhabilitados. Claro que parece que están dispuestos a ser martirizados con tal de que el "procés" avance. Hace tiempo que perdieron el norte, ya antes de entregarse a manos de los extremistas, pero ahora si cabe es aún más evidente.

Y ya respecto a la última polémica de las CUP, en relación con el atentado en Barcelona, ha sido echar la culpa al "terrorismo fascista fruto de las lógicas internacionales del capitalismo". Además en dicho comunicado se adelantaron diciendo que rechazaban "todas las interpretaciones y actuaciones racistas y clasistas que estos hechos desencadenarán con el objetivo de profundizar los procesos de  represión y militarización de la sociedad". Por si fuera poco, amenazaron con no acudir a la manifestación si iba el rey, debido decían, a sus nexos con Arabia Saudí, "patrocinador" de terrorismo.



Claro que este comunicado no está muy lejos de otros grupos de izquierda -que por cierto apoyan a las CUP en Cataluña-, como Corriente Roja o Lucha Internacionalista. En concreto, Corriente Roja en su comunicado mencionaba algunas lindezas como esta: "Quienes han sido asesinados hoy no tenían absolutamente ningún tipo de responsabilidad en las políticas de guerra, racismo y expolio de los gobiernos europeos"..."Este atentado sólo sirve para fortalecer las políticas más reaccionarias de nuestros propios gobiernos que, bajo la retórica del anti-terrorismo,  aprovechan la situación para cerrar aún más las fronteras y aumentar la persecución a los trabajadores inmigrantes"..."Por otra parte, el demencial terrorismo yihadista es inseparable de la política de saqueo imperialista y guerra del gobierno de EEUU y los gobiernos de la UE, entre los cuales se enmarca el nuestro propio. Mientras los pueblos de Oriente Medio y el norte de África se levantaban en verdaderas insurrecciones populares por la justicia social y la democracia, las potencias mundiales eran aliadas de las dictaduras corruptas de la región y permitían que las revoluciones fueran machacadas inmisericordemente".
En los enlaces aportados se pueden leer los comunicados completos.

La CGT, la CNT o el PCPE no se quedaron atrás tampoco. No incluyo extractos para no aburrir, pero si consultáis los enlaces veréis que emplean la misma retórica que Corriente Roja o las CUP. 

Lo que vienen a decir estos grupos de extrema izquierda en sus comunicados, tras condenar el atentado y solidarizarse con las víctimas, son principalmente tres cosas:
1. No todos los muertos son iguales. Dan a entender que si el atentado hubiese sido contra militares o políticos "responsables de las guerras imperialistas que fomentan el yihadismo", estaría justificado.
2. Los terroristas actúan de este modo debido a las "guerras imperialistas". Si estas no se produjesen, no habría atentados.
3. Estos atentados van a conllevar una ola de islamofobia, racismo, represión, militarización, recorte de libertades...etc, a la que ellos se oponen.

(En esta imagen de Crónica Global se puede identificar bien a los partidos, grupos y colectivos que conforman o apoyan a la CUP).

Bueno, pues como de costumbre, no pueden estar más equivocados. Primero, todos los muertos son iguales. Si el atentado hubiese sido contra la Casa Real,el Gobierno, o el Ejército, sería igual de condenable, igual de doloroso, e igual de injusto. No se pueden hacer este tipo de distinciones. La monarquía, el gobierno, o los soldados son también personas que tienen familiares y amigos. El terrorismo está mal y es condenable sea contra quien sea.
Segundo. Los terroristas no van a parar porque de pronto cesen las "guerras imperialistas". Eso no es más la excusa en la que se basan para atacar. ¿Quiere alguien explicarme en qué les afectaba a esos chavales marroquíes la guerra en Siria, Irak o Afganistán? ¿El comercio de armas? ¿El petróleo? En nada. Esos chavales se dejaron radicalizar. Uno no se radicaliza si no quiere. Hay muchos que explican por el contexto económico y de marginación y de ruptura familiar. Eso puede explicar algo, pero no todo. Anda que no hay chavales marroquíes, argelinos o españoles musulmanes en barrios empobrecidos y familias desestructuradas. Pero no todos ellos forman una célula terrorista. Ni siquiera la mayoría. Ni siquiera una parte significativa. Solo una parte muy minoritaria de esos chavales musulmanes procedentes de familias empobrecidas y familias desestructuradas. Por tanto puede ser un contexto, pero desde luego no es el factor determinante. Este es la psicología. A la inmensa mayoría de jóvenes musulmanes pobres y de familias desestructuradas no les da por subirse a una furgoneta y atropellar a gente y morir en nombre de Alá. Solo a muy pocos, que deben tener algo roto en su cabeza. Una falta de empatía brutal que les hace sentir que son superiores y que lo que les pase a los demás que no son como ellos da igual o se lo tienen merecido. Pero no solo en el contexto de jóvenes musulmanes pobres de familias desestructuradas. También en el de supremacistas blancos, árabes millonarios educados en Occidente, o asesinos en serie. Todos estos grupos de gente tienen poco en común, excepto que psicológicamente deben tener algo roto en sus cabezas para actuar de ese modo, ya que sus causas y contextos son muy diferentes.
Tal vez el modo de abordar este problema fuese que la psicología formase parte de la sanidad pública, que las revisiones (trimestrales, semestrales o anuales) fuesen obligatorias para todo el mundo, y al que tuviese algún tipo de problema, se le controlase. Quizás así sí que se pudiese luchar contra este tipo de gente que muestra un desprecio absoluto por la vida humana.

Volviendo al punto inicial. Si terminasen las "guerras imperialistas", los terroristas buscarían cualquier otra excusa para seguir atacando. Y la izquierda extremista cualquier otra excusa para "comprender" los atentados.
Una cosa es que estén en contra de las "guerras imperialistas" y otra que lo relacionen con los atentados.
Algunos dirán que las conexiones con Arabia Saudí o Catar son evidentes, que si la creación y armamento del Daesh, que si la invasión de Irak, de Afganistán, que si la injerencia en Siria...Yo puedo estar más o menos de acuerdo, pero lo que digo es que si no se hubiese dado todo eso, o si eso cediese, seguiría habiendo terrorismo. Los que atacaron en París, Niza, Bruselas, Londres, Berlín o Barcelona, en su mayoría no tenían conexión con ninguno de estos países en los que Occidente ha "intervenido". Sí, actuaron en nombre del Daesh. Y si el Daesh no existiese lo harían en el de Al Qaeda. Y si Al Qaeda no existiese habría otro grupo que le reemplazase. El salafismo yihadista viene de antiguo, de antes de que EEUU empezase a armar a los muyahidin en Afganistán. Puede que se incrementase con los errores de Occidente, pero no nos engañemos, la culpa es solo de los terroristas, lo demás es una excusa. Si no se hubiesen dado o si cesasen las "guerras imperialistas", buscarían otra excusa.

Yendo al 3º punto, sorprende cómo se adelantan hablando de islamofobia, racismo y militarización. Obviamente ninguno queremos eso, pero no creo que adelantarse a los acontecimientos sea muy inteligente. Sorprende que haya quien diga que poner bolardos o maceteros, o que haya presencia policial en las calles (o incluso del ejército) es coartar la libertad. ¿En qué? ¿En qué me afecta a mí que haya bolardos o maceteros en calles peatonales? En nada. Es más, lo prefiero, así estoy, o me siento, más seguro. Lo mismo con presencia policial o militar. Me parece de una paranoia y de un antimilitarismo infantil ese tipo de menciones en esos comunicados.




En definitiva, la CUP y otros grupos de extrema izquierda, andan muy perdidos en todo esto, pretendiendo mezclar su obsesión con el imperialismo con el terrorismo. Si hablas de imperialismo, vale. Pero si hablas de terrorismo, ciñete al tema y no lo mezcles con imperialismo, porque como ya he dicho, es tan solo una excusa que ponen. ¿O es que los yihadistas no han actuado en Túnez, Kuwait, Marruecos, Arabia Saudí, Egipto, Jordania, Nigeria, Indonesia, Kenia, Somalia, Argelia, Turquía, Uganda, Suecia, Rusia, Argentina, Filipinas, India, China, o Australia?
Como digo los terroristas buscan cualquier excusa para actuar, ya sean las intervenciones estadounidenses u occidentales, la colaboración con estos países, la amistad con Israel, la corrupción de los gobiernos de países árabes, la opresión de otros grupos...
Lo que tendríamos que tener claro es que el salafismo yihadista es ofensivo, no defensivo. Buscan extenderse, imponer su fe, matar a los infieles.
No es una reacción al imperialismo, a intervenciones o a corrupción. Para eso ya hay otros grupos armados. Los grupos yihadistas pueden justificarse con lo que quieran, pero su objetivo es claro, conquistar y reinar, da igual que seas EEUU, Francia, España, Rusia, China, Suecia, Indonesia o Australia. Es su meta. Lo demás son diferentes excusas que ponen, y en las que desgraciadamente muchas veces caemos pensando que así se soluciona el problema.
Puede que hayan incrementado su fuerza con el imperialismo, pero acabando con este no se va a acabar con el problema, puede que ni siquiera se reduzca. Lo que hay que hacer es un combate ideológico.

Por tanto, si la izquierda quiere afrontar el problema del terrorismo yihadista, debería dejar de fijarse tanto en imperialismo e islamofobia, y fijarse más en cómo combatir su discurso, cómo evitar la radicalización de jóvenes de sus propios países, o cómo reforzar la actuación policial para prevenir o paliar estos atentados. Lo otro también será importante, pero me atrevería a decir que tremendamente secundario respecto al objeto de frenar los atentados. El enemigo le tenemos dentro, no fuera. La mayoría de los que atacan son de aquí, no de allí, por tanto si queremos frenar los ataques de aquí, tenemos que centrarnos en aquí, no allí. Me parece genial querer solucionar los problemas de allí, pero eso no basta para solucionar los de aquí. Y es algo que la izquierda debería de entender.