sábado, 18 de agosto de 2012

Los pasos que debe de dar la izquierda abertzale

Numerosas han sido las ocasiones en las que he hablado de la izquierda abertzale en este blog. En ocasiones para rechazar la ilegalización de sortu o de bildu; en otras para rechazar la sentencia del caso Bateragune; en otras para hablar sobre la ilegalización de partidos en general que apoyen la violencia, ya sean de izquierdas o de ultraderecha; y en otras para hablar sobre los límites entre la libertad de expresión y el enaltecimiento del terrorismo.

También, obviamente para hablar sobre ETA y rechazar sus actuaciones, también cuando anunció su última tregua y el fin de su actividad armada.

Sin embargo, después del fin de la actividad armada de ETA, también he hablado en mi blog sobre cosas que no me han gustado, como cuando ensartaron 3 tartas a la presidenta de Navarra, o cuando se generó una crisis en Aralar debido a la discrepancia de varios de sus miembros de integrarse en Bildu y al considerar que estos no habían dado los pasos suficientes, que se vio reflejada en la ponencia sobre la convivencia.

Pues bien, en esta entrada quiero profundizar en los pasos que a mi juicio debería dar la izquierda abertzale para integrarse con plena normalidad y ser aceptada como todos los demás partidos políticos.
Espero no haber cansado con los enlaces, pero quería ponerlos para que veáis que no escribo sobre esto de nuevas, sino que ya había un amplio repertorio.

Recientemente se han sucedido varios casos en la izquierda abertzale que dejan bastante que desear.
Por ejemplo, tras la moción de censura contra el consejero de Medio Ambiente en Guipuzcoa Juan Karlos Alduntzin (Bildu), presentada porque quería implantar la recogida de basuras puerta a puerta y rechazaba la incineradora, cosa que no les parecía bien ni al pp ni al psoe ni al pnv (muy mal por parte de todos ellos), nombran como sustituto nada más ni nada menos que a Iñaki Errazkin, quien en 2008 era alcalde de Azpeitia, y pone al censurado Alduntzin al frente de su gabinete, que previamente ocupaba Errazkin.
No sería nada extraño de no ser porque en 2008 ETA asesinó a Inaxio Uría, empresario nacionalista que llevaba las obras del TAV, natural de Azpeitia. Todos los grupos políticos de la localidad condenaron el atentado excepto ANV, que gobernaba bajo la alcaldía de Errazkin. Por ello, los demás grupos políticos forzaron su destitución como alcalde.


(Iñaki Errazkin en su sillón de alcalde en Azpeitia).

Si la izquierda abertzale a través de Bildu se quiere reformar, y por ejemplo Sortu dice que rechazan cualquier tipo de violencia, no es de recibo que se ponga en un cargo tan importante a alguien que se negó a condenar el asesinato de Uría, que por cierto, sentó muy mal en las bases nacionalistas.


Pero aún hay más. Por ejemplo, Josetxo Ibazeta, secretario personal del alcalde de San Sebastián perteneciente a Bildu, Juan Karlos Izagirre, fue cesado porque el día de la victoria de España en la Eurocopa, amenazó a unos aficionados que portaban la bandera de España en San Sebastián, gritando Gora ETA Militarra, simulando con el dedo como que les disparaba y diciendo que sacaría una pistola y les pegaría 2 tiros. Otros 2 simpatizantes de Batasuna se acercaron y les quitaron la bandera de España gritándoles "asesinos".
Afortunadamente, el alcalde tildó la actuación de sus secretario como totalmente inaceptable. Este dimitió.


(Josetxo Ibazeta en el momento en que profirió las amenazas).

Estas actuaciones demuestran que todas las cosas que se han vivido en Euskadi están lejos de acabarse. Se puede aceptar que haya marchas a favor de los presos, que pidan la liberación de los presos enfermos, el fin de la doctrina parot (que puede estar cerca pues el Tribunal de Estrasburgo la ha rechazado), banderas pidiendo el reagrupamiento o la amnistía, incluso fotos de presos de ETA, o manifestaciones independentistas. Pero creo que todos debemos estar de acuerdo en que es inaceptable gritar gora ETA, pintar una diana con la cara de alguien dentro, escribir ETA mátalos, amenazar con pegar 2 tiros, o destruir monumentos a las víctimas, como por ejemplo el monolito dedicado a Fernando Múgica.



Por no hablar de los asesinatos, secuestros, coches bomba, bombas lapa, kale borroka, secuestros exprés, impuesto revolucionario...que eso supongo que nadie apoya ahora, pero que ha habido muchos en el país vasco que han guardado silencio sobre ello y que incluso no les parecía demasiado mal.


Otro caso más es por ejemplo el del diputado de Amaiur Milel Ekerrondo que guardó silencio al ser preguntado por el asesinato de Miguel Ángel Blanco y se limitó a decir que compartía lo dicho por su compañero de EA.


Todas estas actitudes señaladas hacen dudar muy mucho de la sinceridad de la izquierda abertzale, y explican el distanciamiento de algunas personas de Aralar. Si yo fuese abertzale de izquierdas e independentista y rechazase la violencia, sin duda estaría con Aintzane Ezenarro y su sector crítico. Porque está claro que a la izquierda abertzale aún la quedan muchos pasos por dar. Que una cosa es lo que ponga en sus estatutos y otra como actúen en el día a día todos sus miembros. No dudo de que haya personas de la izquierda aberztale que rechacen la violencia, pero creo que también está claro que hay muchas personas que la han estado apoyando silenciosamente durante muchos años y que ahora les cuesta mucho cambiar el chip y condenar algo tan básico como el asesinato de Miguel Ángel Blanco.
O por ejemplo cuando se producen detenciones de etarras, inmediatamente salen a rechazarlas. Pueden pedir que el proceso de paz avance más rápido, pero si se detiene a terroristas que han colaborado en asesinatos, colocación de coches bomba o de explosivos, operaciones de seguimiento...no sólo no deberían rechazarlo, sino que deberían aplaudirlas. Eso prueba que están todavía lejos de lo que se considera normal.


Lo que no entiendo muy bien es el papel de EA y Alternatiba en Bildu. En Aralar por lo menos ha habido fisuras. Un sector no está cómodo con la izquierda abertzale porque entiende que aún la quedan pasos por dar y que Aralar ha sido siempre un partido abertzale de izquierdas independentista que ha rechazado la violencia y ha acudido a los actos en homenaje a las víctimas del terrorismo; y otro sector entiende que hay que aglutinar fuerzas en torno a un polo soberanista y que se irán dando pasos poco a poco.
Eso lo entiendo, que haya 2 sectores en Aralar. Pero no entiendo que no haya o por lo menos no se reflejen 2 sectores en EA y en Alternatiba. Estos últimos son una escisión independentista de Ezker Batua bastante pequeña, pero aún así siempre han rechazado la violencia, igual que EA, que es un partido mucho más consolidado, con lo que no entiendo que no haya fisuras en estos 2 partidos.
Es cierto que EA tuvo una escisión, Hamaikabat, muy próxima al PNV, pero casi testimonial. No parecen desde luego tan fuertes como el sector crítico de Aralar.

Me gustaría que el sector crítico de Aralar se organizase con otras fuerzas independentistas y de izquierdas que rechazasen sin discusión de dudas la violencia de ETA, y concurriesen a las elecciones. Seguramente sacarían menos votos que Bildu tal y como está ahora o un posible Bildu sin esos votos críticos. Pero por lo menos serviría para dar un aviso a la izquierda abertzale tradicional de que tiene que rectificar y hacerlo ya, que no valen términos medios ni actitudes del pasado. Y eso un votante independentista y de izquierdas crítico debería poder expresarlo. Porque a Sortu y la izquierda abertzale en general aún le quedan muchos pasos por dar para comportarse como un partido como los demás (como Aralar sin ir más lejos).