sábado, 7 de abril de 2012

Crisis en Aralar a cuenta de Batasuna

Estos días Aralar está viviendo una crisis interna. Para las elecciones del 20N votaron ir dentro de Amauir un 60%, pero un 40% votó en contra.
Los que votaron a favor alegaban el acuerdo de Gernika, además de que tras las municipales Bildu había arrasado dejando casi sin representación a Aralar.
Hace poco se ha constituido una ponencia en el parlamento vasco sobre la paz y la convivencia. Ha contado con el apoyo del PSE, PP, 3 parlamentarios de Aralar


(De izquierda a derecha, Ezenarro, Basabe y Erostarbe, los 3 parlamentarios críticos de Aralar), 

Ezker Anitza, y el PNV. Votaron en contra UPYD, EA, y el parlamentario de Aralar Dani Maeztu.
La consigna oficial de Aralar era votar en contra ya que en la ponencia no se incluía a Batasuna. El sector crítico argumentaba que la ponencia se instituía dentro del parlamento, es decir, que participaban las fuerzas con representación política, y que en cualquier caso se podía invitar a otras formaciones. Patxi López aseguró para ganarse el voto del PP que esas formaciones tendrían que rechazar el terrorismo para participar.
Al sector oficial de Aralar no le ha sentado bien que hayan votado 3 de sus 4 parlamentarios en contra de su consigna oficial y han iniciado un expediente para su expulsión.


(De izquierda a derecha, Dani Maeztu, Rebeka Ubera, y Patxi Zabaleta, todos del sector oficial de Aralar).

En suma, de lo que se trata, es del mundo de Batasuna y la influencia que ejerce sobre los demás.
Aralar nació como una escisión de Batasuna tras el Pacto de Lizarra. Se constituyó como formación abertzale y de izquierdas que rechazaba el terrorismo.
EA fue una escisión del PNV, socialdemócrata. Sin embargo solía ir junto con el PNV en coalición a las elecciones. Tras el acuerdo de Gernika, se formó Bildu, compuesta por EA, sectores de la izquierda aberztale tradicional, y Alternatiba, secesión independentista de la por entonces Ezker Batua.
En EA hubo división y surgió Hamaikabat, más próximos al PNV y contrarios de unirse a Bildu. Sin embargo fracasaron en las elecciones, y están en vías de disolución.
Parece ser que el discurso de la izquierda abertzale tradicional ha arrasado y arrastrado a EA a sus posiciones.
No hay duda de que la Izquierda Abertzale ha dado pasos. Firmó el Acuerdo de Gernika y rechazó la violencia. Sin embargo, comparándola con partidos demócratas como EA que llevaba muchos años rechazando la violencia, a nadie se le escapa que la Izquierda Abertzale está aún bastante por detrás de EA. Todavía no ha acudido ningún representante de la Izquierda Abertzale tradicional (IA) a ningún homenaje de víctimas del terrorismo. Al contrario que sí que han hecho miembros de EA o de Aralar. Y no será porque no se les ha invitado.

(Empezando por la derecha, Pello Urizar y Rafael Larreina, ambos de EA, en el homenaje al empresario Inaxio Uría, asesinado por ETA).


Sin embargo parece que la IA está homogeneizando el discurso, y EA parece haberse radicalizado. Nada tienen que ver con lo que eran hace apenas 5 o 10 años. Ahora resulta que EA parece tan de izquierdas y abertzale como la IA. Les pasó factura con Hamaikabat, pero no ha llevado lugar a nada.
En cambio con Aralar, a quien también están arrastrando (véase la ponencia sobre paz y convivencia que EA y Aralar habrían firmado sin problemas hace bien poco y ahora en cambio lo rechazan), sí que están surgiendo discrepancias.
El sector crítico argumenta, y con razón, que la IA no está dando los pasos necesarios, que todavía la falta camino por recorrer, y reivindican un espacio propio entre el PNV y la IA, que sin embargo las urnas parecen desmentir.

En cualquier caso creo que o Batasuna da más pasos hacia las posiciones democráticas rechazando claramente la violencia y reconociendo (como ha hecho Aralar) que apoyar durante tantos años que se asesinase por ideología ha sido un error, o sino surgirá un espacio alternativo entre gente nacionalista/independentista de izquierdas que no está de acuerdo con el sector oficial de Amaiur.

Lo que me extraña es que hayan surgido discrepancias en Aralar y no en EA (Hamiakabat fue algo que apenas duró). Tal vez si la IA no da los pasos suficientes surgan también fricciones en EA y quien sabe si incluso en Alternatiba.

 (De izquierda a derecha, Rafa Extebarría (IA), Pello Urizar (EA), y Oskar Matute (Alternatiba)).

Yo por lo menos veo mucho más sensato el discurso de Aintzane Ezenarro que el de Martín Garitano por ejemplo, y me da que mucha gente también. Si Bildu no se mueve reconociendo los errores del pasado y utilizando un lenguaje más beligerante contra ETA me da que perderá apoyos en favor de un espacio entre el PNV y Bildu.