domingo, 15 de septiembre de 2013

Madrid 2020

Podría entrar en el debate de si es beneficioso que le den a Madrid los JJOO o no, pero no lo voy a hacer. Sí que voy a entrar en cambio, en el debate de por qué razones no fue elegida sede de las olimpiadas.
Hay muchos que dicen que los miembros del COI no se lo podían dar a un país con un 27% de paro, con tanta corrupción, con los casos de dopaje que ha habido, o con nuestros problemas de inglés.
En mi sincera opinión, no ha sido por ninguna de esas razones.

Hablando seriamente, ¿alguien, en su sano juicio, considera realmente que la corrupción en BRASIL es menor que en España?
Sí, vale, en España hay muchísima corrupción. Pero creo que nadie se atrevería a decir que estamos peor que Brasil. Y sin embargo, Río de Janeiro fue elegida sede para las olimpiadas de 2016.
Y eso que Madrid supera clarísimamente a Río en cuanto a seguridad, infraestructuras, comunicaciones y transportes.





Otro ejemplo. Pekín 2008. ¿Nos quejamos de la corrupción de España y de la impunidad? ¿En serio? ¿Qué se puede esperar de China, un país con unas tasas de contaminación tan altas que la gente tiene que llevar mascarillas en la calle? El país con mayores ejecuciones por pena capital al año del mundo. Un país con una corrupción que supera 100 veces a Brasil y 200 a España y seguro que me quedo corto. Gente echadas de sus casas sin indemnización para construir instalaciones para los JJOO, madres obligadas a abortar por la política del hijo único, trabajadores sin vacaciones, con un sueldo mísero, durmiendo en las fábricas, 16 horas trabajando, también niños...
¡¡Y dieron los juegos a Pekín en 2008!! ¿Alguien en serio se cree que no se los diesen a Madrid por el paro, la corrupción o el dopaje viendo que Pekín sí que se los llevó con todos los problemas que tiene?


(No es niebla en Pekín, es una capa de contaminación).


Lo que me ha quedado claro son 2 cosas:

1. A los miembros del COI les importa bastante poco el grado de corrupción, pobreza, infraestructuras o contaminación de la ciudad candidata.
2. Lo que mueve a los miembros del COI a la hora de elegir, son intereses políticos y económicos.


Paso a expandirme en este 2º punto. Los periodistas que saben de esto, es decir, que han estado los días antes con los miembros de las delegaciones viendo cómo intentaban captar votos, escriben o hablan sobre lo que allí pasa.
Estos días salía a relucir el nombre de Al Sabah, miembro de la familia real kuwaití. Se dice que acordó vender petróleo a Japón poco antes de la elección, convirtiéndole así en el 1º país en cuanto a compra de petróleo del país árabe.
Tiene mucha influencia sobre los miembros del COI, y ha sido decisivo para que el nuevo presidente del COI, un alemán, sea elegido, pues tienen negocios en común.
Más allá de este emir, ya ha habido caso de miembros del COI sobornados en otras ocasiones para comprarles el voto.


(El emir kuwaití junto al presidente del COI).

Al final, no se valora tanto la candidatura o la situación del país, sino mucho más los beneficios económicos para ciertos intereses, así como los políticos.
No hay que despreciar la diplomacia. Claramente la de Londres superó a la de Madrid o París para los JJOO de 2012. Y la de Brasil superó a Madrid y Tokyo para 2016 debido al carisma de Lula y a que los JJOO no habían llegado nunca a Latinoamérica. Curiosamente ahora tenemos unos JJOO y un Mundial de fútbol en ese continente, además de un Papa.
Y Tokyo, además de la influencia kuwaití, puede ser que influyese que había muchos países europeos que querían organizar los JJOO en 2024 y por tanto no votaron a Madrid pues desde hace mucho tiempo no ha habido 2 juegos seguidos en el viejo continente.

Para 2024 parece que tiene papeletas Berlín, al ser el presidente del COI alemán. Aunque el emir kuwaití ha dicho que no le importaría que fuesen en EEUU (no lo son allí desde 1996).
Dicen los entendidos que Barcelona lo consiguió en 1992 al ser el presidente del COI español (y catalán para más señas). Recordemos que la elección se celebra 7 años antes, es decir, en 1985. Curiosamente España entró en la UE en 1986. En la OTAN había entrado en 1981 y en 1978 había tenido una nueva Constitución tras el período de la Dictadura. Era el momento de España. Ahora los intereses van para otro lado. Habrá que esperar pues a que vuelvan a mirar hacia nosotros.


(Samaranch, presidente del COI, anunciando la sede de las Olimpiadas para 1992, que cayó en Barcelona).

Así que ante esas perspectivas parece que Madrid tendrá que esperar a que la ocasión sea más propicia. Da igual que su candidatura tuviese buenas cosas, o que haya buenos deportistas, lo que priman son la diplomacia, los intereses políticos y económicos.