jueves, 14 de octubre de 2010

Los medios sólo cuentan lo que les interesa

Como Venezuela y Bolivia están haciendo políticas que no favorecen a las empresas, estas, a través de las acciones que tienen en los medios de comunicación se dedican a desprestigiar a estos países.

Empezando por Bolivia, hacen de una anécdota un mundo. La frase de que comer pollos provoca homosexualidad, pronunciada por Evo, fue altamente difundida por los medios, tachando a Evo de ignorante y de homófobo. Sin embargo, sacan la frase del contexto, pues se refería a los pollos transgénicos, que está comprobado científicamente que producen alteraciones en las hormonas. El mensaje no era contra los homosexuales, sino contra los transgénicos, pero claro, si sacan la frase del contexto y la maximizan, la gente se forma una opinión negativa del presidente de Bolivia, que es lo que interesa a las empresas, crear presión y desprestigio para conseguir que caiga.
Otro ejemplo fue cuando en un partido de fútbol, Evo se picó con un contrario y le soltó un rodillazo en los hue...
Por supuesto todos los medios lo maximizaron. En cambio, vi el otro día que Alan García, presidente de Perú, abofeteó a una persona por llamarle corrupto. Y ya era la 3ª vez que abofeteaba a alguien que le criticaba. De eso en cambio no se oyó nada en los medios de masas. Es decir, una anécdota de un partido de fútbol, es maximizada para ridiculizar al presidente porque no le cae bien a las empresas. Sin embargo, una bofetada debido a una crítica, es silenciada. Debería ser más preocupante que se de una bofetada a alguien por una crítica, a que se de un rodillazo a alguien por un trance en un partido de fútbol. Sin embargo no es así, porque a las empresas no les interesa.



Hace poco, Bolivia adelantó la edad de jubilación de los 65 a los 58 años. Aparte de que en Bolivia la gente vive menos, es un avance social bastante importante. Por supuesto, los medios de masas no informaron de nada de esto. Prefieren informar sobre simples anécdotas como la de los pollos o la del rodillazo, a informar sobre políticas que verdaderamente afectan a la gente. Porque a las empresas les interesa desprestigiarle y silenciar lo que hace bien.

Pasa lo mismo con Venezuela. Que si ETA, que si las FARC, que si el sistema electoral venezolano...Critican ese sistema electoral cuando en España o en EEUU hay uno mucho peor. Pero en cambio en las elecciones, ningún medio de comunicación clama contra el sistema electoral en estos países, y llama a ese país antidemocrático por ello. ¿Por qué? Por lo mismo de siempre. Porque las empresas están contentas en esos países y no quieren hablar de lo que está mal. En cambio como no están contentas en Venezuela, lo critican a muerte, siendo altamente hipócritas al defenderlo en otros países.


Resulta que si hay terroristas de ETA que han sido entrenados en Francia, a nadie se le ocurre decir que Sarkozy o su gobierno apoyan a ETA o tienen vínculos con ella. En cambio si es en Venezuela, su gobierno y Chávez están ligados a ETA, por supuesto. Otro ejemplo más de como los medios de masas distorsionan para hacer caer a un gobierno que no les cae nada bien.
Hablan todo el rato de las muertes violentas en Venezuela, cosa muy preocupante, pero no hablan de la reducción de la pobreza ni de la erradicación del analfabetismo. Porque no les interesa. Se fijan sólo en los problemas que tiene y quitan de en medio las cosas buenas que han hecho, como si ese gobierno no hiciese nada bueno, como si lo hiciese todo mal y fuese el peor del mundo.

Yo no defiendo todo lo que hacen Chávez o Morales. Hay cosas que no me gustan (como que apoyen a China o en el caso de Venezuela la energía nuclear). Pero son las menos. Se puede informar de ello de una manera objetiva, pero los medios hablan de los problemas de esos países, silencian las cosas buenas que han hecho, y maximizan las anécdotas o polémicas que pueda haber para dar una imagen negativa de ese país.

Para ello una solución muy buena, como ya se está haciendo en Ecuador, es una ley que prohiba que los bancos tengan acciones en los medios de comunicación.


También se podría intentar por parte de los gobiernos, conceder más licencias de radio, televisión o prensa a espacios ideológicos más diferentes, para que hubiese mayor disparidad de opiniones, no tan influidas por las grandes empresas con intereses muy marcados en diversos países.

4 comentarios:

Quasar dijo...

Qué cierto es todo esto... Las grandes empresas controlan los medios (obviamente no todos) y se sirven de ellos para despretigiar el gobierno que les desfavorece...
Creo que la política es un mal necesario -igual que el dinero- y que los políticos buenos, aquellos que se interesan por el bienestar de su pueblo en vez de preocuparse por hacerse cada vez más ricos, son los menos, pero los hay. Sin embargo, aplaudo a aquellos que hacen bien su trabajo y benefician al pueblo. Lamentablemente es el mismo estado el que otorga este tipo de "permisos" a los medios para que puedan desprestigiarlos, pero tampoco nos podemos ir al otro extremo, pues si se les prohibe a las empresas actuar en los medios de comunicación en cierta forma estaremos suprimiendo la libertad de opinión...
Es un tema que tiene discusión para rato.

Saludos! ;)

PD: podrías pensar en hacerte una cuenta en twitter, agiliza bastante el debate. =)

Víctor Gómez López. dijo...

"Los medios sujetan al ser" podría decirse cambiando una cita famosa de Foucault. Es decir, los subjetivan, crean su opinión.Y es terrorífico.

Trecce dijo...

Muy acertada la reflexión que haces.
Generalmente los poderosos no toleran que les entre una piedra en el zapato.

Jesus dijo...

Bueno Quasar, yo tengo cuenta en facebook, pero no en twiter.

Sobre el tema, yo creo que lo mejor sería que se abriesen los permisos o licencias a diferentes grupos ideológicos, porque sino lo que resulta es que sólo se puede montar un medio de comunicación quien tiene dinero, y quien tiene dinero tiene intereses y por lo tanto criticará a quienes vayan contra sus intereses.

Así que una ley que abriese por ejemplo un concurso a proyectos de tv o radio, no dependiendo de la finaciación, sino del espectro ideológico disponible, y del proyecto que se presenta, podría estar bastante bien, al menos para abrir un poco a la sociedad los medios de comunicación, y que no estén en manos de los poderosos.

Un saludo.