jueves, 15 de enero de 2009

Transgénicos, embriones congelados e hijos curativos

Hoy voy a hablar un poco y dar mi opinión sobre todo esto de la ciencia, la naturaleza y la ética.


La clonación.
En vez de tratar de repartir mejor los alimentos, lo que se hace es modificarles genéticamente (los llamados transgénicos), para que sean más grandes y crezcan más.
Lo mismo se hace con los animales. Hace poco leí que habían clonado vacas que daban más leche. Es lo mismo, en vez de intentar repartirlo mejor, se clona para que de más.
¿Cuál será el siguiente paso? ¿Clonar a humanos para que produzcan más rápidamente tornillos que los que producen tornillos hoy en día?
La ciencia se está poniendo a servicio del capital. Con tal de aumentar la producción, lo que sea, dan igual los valores éticos.





Investigación con células madre.
En mi opinión es lo mismo que las cobayas humanas. Para tratar de curar enfermedades, se investiga con humanos aplicándoles el virus y ver como reaccionan para tratar de buscar una cura. Pero como eso está muy mal visto, lo hacen con células madre embrionarias.
¿Y qué son las células madre embrionarias? Son un espermatozoide y un óvulo unidos, que están congelados. ¿Por qué están congelados? Por que cuando una madre quiere tener un hijo por fecundación in vitro, lo que se la hace es extraerla los ovocitos de los ovarios para permitir que sean fecundados por espermatozoides (donados, congelados y puestos en cuarentena) en un medio líquido. El ovocito fecundado se transfiere entonces al útero. Los embriones que no se transfieren al útero son congelados o destruidos.
¿Por qué me opongo a que se investigue con ellos? Pues porque si no estuviesen congelados y se implantasen en el útero de otras mujeres, al cabo de 9 meses nacería un niño o una niña. Es como investigar con humanos pero antes de que nazcan. Por supuesto, cuando se investiga con ellos, se les destruye.
Hay gente que se opone a la investigación con animales porque se les hace sufrir, y plantean que se investigue con vegetales, que en algunos casos ha dado buen resultado.
Eso es lo que propongo yo. Claro que estoy a favor de investigar las enfermedades. Pero no a cualquier precio. No quiero que maten a nadie para que yo me salve.



Hijos Curativos.
Hay madres, que quieren tener un hijo que salve a otro que ya tienen. Para ello, los embriones obtenidos a través de la fecundación in vitro son examinados para seleccionar aquellos que no sean portadores del factor genético que puede dar lugar al desarrollo de la enfermedad heredada. Entre los seleccionados, se implantan en el útero materno aquellos embriones que presentan el perfil de compatibilidad genética más adecuado con el hermano enfermo. Se ha llevado a cabo la eliminación de los embriones enfermos y eventualmente de aquellos que, estando sanos, no eran compatibles genéticamente.

Para que ese niño nazca han tenido que congelar a otros 3. ¿Ese es el precio que pagamos para salvar a nuestro hijo? ¿Tener a otro sólo para que le salve? Es como si le valorásemos tanto como a un medicamento. En realidad no te queríamos, pero te tuvimos para salvar a nuestro hijo, aunque para ello tuvimos que congelar a otros 3, es lo que tendrían que decirle al hijo curativo.




Ahora la parte buena, la solución que yo veo a este problema:
Una solución para los embriones congelados es la adopción de estos embriones sobrantes de las técnicas de fecundación in Vitro. Se implantan en el útero de las mujeres receptoras.
Lo malo de todo esto es que las probabilidades de éxito del embarazo no son muy altas. Ojala con la mejora de la tecnología el proceso sea más fiable.

Creo que hay que dejar actuar a la madre naturaleza y no meterse en ella, pues se altera el propio proceso del azar de la vida, decidiendo quien vive y quien muere.




En este sentido, recordar la canción de Sindios, la vida no es mercancía:

Clonación, patentes de vida, Ingeniería genética.
Sumisión, al horror del futuro de nuevas tecnologías.
Abrir el corazón de la madre naturaleza.
Comerciar sin escrúpulos ni pensar nada más.
Conocer los eslabones de la cadena humana.
Y crear nuevos esclavos para esta sociedad enferma.
La vida no es mercancia, (x 4)

Y ahora las empresas se pueden apropiar de
parcelas del patrimonio de la humanidad.
Su único interes es su economía
la ética no existe para el capital.
Patentes de vida, sellos de la muerte,
clonación: monstruosidad.
La vida no es mercancia (x 4)

El poder maneja la tecnología,
nada de lo que digan nos hara confiar.
Ni fines sanitarios ni humanitarios,
el rostro de la muerte es su cara de verdad

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El gran dilema de los embriones congelados:
http://www.generaccion.com/magazine/articulos/?id=1042

Jesus dijo...

Gracias por tu aportación compañero