sábado, 19 de noviembre de 2016

Primarias para las elecciones de Francia en 2017

El 23 de Abril de 2017 será la primera vuelta para la presidencia en Francia, y el 7 de Mayo la segunda. Los principales partidos inician sus procesos de primarias para elegir candidatos.

En el centro derecha la antigua UMP (Unión por un Movimiento Popular), surgida en 2002 como una alianza de varios partidos para apoyar a Chirac, se ha cambiado el nombre y ahora se denominan "Los Republicanos". 

Son las primeras primarias de su historia para elegir a su candidato. La primera vuelta se realiza el 20 de Noviembre, y la segunda el 27. Todos los franceses pueden votar, pagando 2 euros en cada una de ellas, además de firmar una declaración en la que se comprometen con los valores del partido.

Los candidatos por este partido son:

-Nicolás Sarkozy, ex presidente de la República. Lucha por el electorado del Frente Nacional con propuestas más agresivas respecto a la inmigración (como retirar la nacionalidad a quienes nacen en Francia de padres extranjeros, internar a los sospechosos, prohibir el burkini, o impedir la reagrupación familiar), y tiende nexos con Putin. Además está salpicado por varios casos de corrupción.

-Alain Juppé, actual alcalde de Burdeos. Previamente fue ministro en varias carteras. Aparece como un candidato moderado capaz de generar consensos. Así, es partidario de mantener la reagrupación familiar y de conseguir una mayor integración. El Movimiento Democrático (partido centrista que superó el 9% de los votos en las presidenciales de 2012) de Bayrou le apoya y anima a votarle.
Junto a Sarkozy, Juppé es el principal favorito, con más de un 30% de intención de voto cada uno, según las encuestas.

-François Fillon, ex primer ministro, diputado.
-Jean François Copé, ex presidente de la UMP. 
-Bruno Le Maire, ex ministro de agricultura.
-Nathalie Kosciusko-Morizet, ex ministra de ecología.
-Jean Frédéric Poisson, presidente del partido cristiano demócrata.

Cuando Sarkozy dejó el liderazgo del partido, pelearon por este François Fillon y Jean François Copé en una competida disputa, proclamándose ambos ganadores. El recuento final declaró vencedor a Copé por un margen muy estrecho. Copé estaba alineado con Sarkozy. Fillon no lo aceptó y recurrió, amenazando con ir a la justicia y dividiendo al partido en la Asamblea Nacional. Finalmente llegaron a un acuerdo para evitar romper el partido. Ahora Fillon se ha distanciado de Sarkozy, a pesar de haber sido primer ministro bajo su mandato. Copé está más próximo a Sarkozy, y es probable que le apoye en segunda vuelta, al contrario que Fillon.


En un segundo escalón en las encuestas se situarían François Fillon y Bruno Lemaire, ambos en torno a un 10%. En lo que todos coinciden es en un programa económico de derechas (recortar impuestos y gastos). Si Sarkozy pretende reducir en 300.000 los funcionarios públicos, Bruno Le Maire prefiere que esta reducción sea de 500.000.



(De izquierda a derecha: Juppé, Sarkozy, Fillon y Le Maire).





Y ya en tercer lugar se situarían los otros 3 candidatos, todos ellos por debajo de un 5%. Nathalie Kosciusko-Morizet fue ministra con Sarkozy, pero al igual que Fillon se ha distanciado con él, y está encuadrada en el sector moderado del partido.


Parece bastante claro que pasarán a segunda vuelta Sarkozy y Juppé. Esperemos que venza este último, porque una Francia capitaneada por un Sarkozy en buenas relaciones con Putin podría ser desastrosa.




Respecto al Partido Socialista (PS), las primarias tendrán lugar en Enero de 2017, concretamente los días 22 y 29. Están abiertas a los socialistas, verdes y radicales, la denominada Bella Alianza Popular. Todos los franceses que paguen un euro y firmen una carta diciendo apoyar los valores de la izquierda pueden participar.
Los candidatos no serán oficiales hasta el 15 de Diciembre, pero ya hay algunos que han afirmado que disputarán el puesto:

-Marie Noëlle Liennemann, senadora del ala izquierda del PS, ex ministra de Vivienda.
-François de Rugy, diputado ecologista y vicepresidente de la Asamblea Nacional.
-Marc Jutier, presidente de Fraternidad Ciudadana..
-Sidi Hamada-Hamidou, miembro del partido radical de izquierdas.
-Sylvain des Rochettes, militante independiente.
-Gérard Filoche, miembro de la ejecutiva nacional del PS. Se opone a la reforma laboral de Hollande, y apuesta por subir el salario mínimo a 1.800 euros, reducir la jornada laboral a 32 horas semanales, o establecer un salario máximo de 20 veces el mínimo.
-Benoît Hamon, ex ministro socialista de educación, a favor de una reducción de la jornada laboral.
-Arnaud Montebourg, ex ministro socialista de economía, crítico con la política de austeridad y la reforma laboral.
-Jean Luc Bennahmias, antiguo ecologista, dirigente del Frente Democrático.


Por el momento los sondeos les son favorables a Montebourg (izquierda en la foto) y Hamon (derecha en la foto).

Hay otros que suenan, como Najat Vallaud Belkacem, Christiane Taubira, Martine Aubry, Ségolène Royal, el propio François Hollande (actual presidente de la República), o el propio Manuel Valls (actual primer ministro), pero que no lo han confirmado.

Además, está la figura de Emmanuel Macron, ex ministro de Economía y padre de la reforma laboral, contrario a la jornada de 35 horas (partidario de aumentarla), que va a optar a la Presidencia sin pasar por el Partido Socialista -ha fundado un colectivo llamado En Marcha-.


Sin duda habrá más candidatos, pues todos los que hay ahora en el PS lo son del ala izquierda. Sería positivo que cuando se cierre el plazo para presentar candidaturas y ya estén todas las cartas encima de la mesa , las opciones del ala izquierda se unificasen en una sola, como en la de Montebourg, para que tuviesen más posibilidades de vencer a la del ala derecha. Incluso aunque no pasasen a una segunda vuelta, que un líder del ala izquierda se consolidase en la dirección del partido, sería bastante positivo, para generar ilusión e intentarlo en el 2022.


(De izquierda a derecha: Valls, Hollande y Macron).



Más a la izquierda, Melenchón ha anunciado que no participará en las Primarias del Partido Socialista, por lo que competirá aparte por la Presidencia.
Melenchón participó en 2012 con el ya difunto Frente de Izquierdas, con quien consiguió un 11% en las presidenciales. Continúa liderando el Partido de Izquierdas, quien ha formado una alianza denominada la Francia insumisa (FI).
Esta alianza rechaza la reforma laboral y los tratados de libre comercio.

No obstante, esta vez Melenchón no irá de la mano del PCF, que ha decidido lanzar su propia candidatura en solitario a la presidencia, en contra del criterio de su secretario general Pierre Laurent, que abogaba por una unión con Melenchón. Sin embargo, esta decisión del partido no es definitiva, pues aún debe de ser aprobada por los militantes a finales de Noviembre.
Además, si en las primarias del Partido Socialista resultase triunfante una candidatura de izquierdas, el PCF podría renunciar a la suya para apoyar a esta en las presidenciales.




Aún hay más partidos a la izquierda que presentan sus propias candidaturas, como el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) con Philippe Poutou a la cabeza. Este partido apenas superó el 1% de los votos en las presidenciales de 2012.
O Lucha Obrera (LO), con su candidata Nathalie Arthaud. En 2012 apenas superaron el 0,5% de los votos.

El partido europeo ecologista los verdes (EELV), después de la marcha de destacados líderes (algunos de los cuáles como Rugy participarán en las primarias del Partido Socialista), ha decidido organizar sus propias primarias, de las que ha resultado vencedor Yannick Jadot, diputado europeo. Otras candidatas fueron Michèle Rivasi, eurodiputada y ex-dirigente de Greenpeace; Cécile Dufflot, ex ministra de Vivienda, crítica con la austeridad; o Karima Dell, diputada europea.


Aparte, hay otros partidos como Comienza Francia, con su candidato Nicolas Dupont Aignan, que previamente había estado en la UMP. En las elecciones de 2012 obtuvieron el 1,79% de los votos. Son euroescépticos. O Solidaridad y Progreso, que en 2012 obtuvo el 0,25% de los votos, y que repite candidato con Jacques Cheminade. También hay otros candidatos y partidos menores que no entraré a mencionar.





(Melenchón (izquierda) y Pierre Laurent (derecha)).


La verdad es que me deja perplejo la profunda división en la izquierda. Parece que no son conscientes de que el Frente Nacional con Marine Le Pen a la cabeza desde 2011 va a pasar sí o sí a la primera vuelta, y además el primero, y que la segunda posición se la va a disputar la izquierda con los Republicanos. Marine ha conseguido dar una nueva imagen al partido alejándole de los postulados fascistas de su padre, a quien ha excluido del propio partido.
Por tanto, en un contexto así, que la izquierda vaya dividida es lo peor que puede hacer, porque entonces Los Republicanos pasarán a segunda vuelta con el Frente Nacional y los franceses tendrán que volver a elegir entre la derecha o la extrema derecha.

Si estuviese en el lugar del NPA, LO, PCF, FI o EELV, sin duda participaría en las primarias del Partido Socialista para lograr un candidato de izquierdas como Montebourg o Hamon. No es momento de andarse con tonterías y aspirar a conseguir en primera vuelta un 1 o un 10%. Es momento de conseguir una candidatura de izquierdas fuerte que pueda derrotar a Los Republicanos en la primera vuelta y por tanto al Frente Nacional en segunda. De lo contrario tendremos a un Presidente Republicano que podrá hacerlo bien en política exterior si sale Juppé, pero que en política económica será aún más regresivo que Hollande, que ya es decir.

Todo ello suponiendo que los votantes de izquierdas optasen por votar a los Republicanos en vez de abstenerse o votar por Le Pen, que después de lo de Trump es mucho suponer.