martes, 31 de mayo de 2016

Previa 26J, campaña con Venezuela, huelga de Juan Ramón Martín Menoyo,y movilizaciones en Francia contra la reforma laboral

El tiempo pasa volando y ya estamos a la puerta de unas nuevas elecciones. Lo previsto desde el 20D se cumplió, fue imposible formar un gobierno, pues nadie quiso ceder. El PSOE no quiso pactar con el PP ni con ERC, y Podemos no quiso pactar con Ciudadanos.

Entre medias, el sector más moderado de Podemos ha retrocedido con la crisis de Pascual, y ha logrado que la unión con IU sea posible. Ya no se ha oído eso de que la suma de siglas no era bueno. No conviene engañarse, simplemente pactan ahora porque han visto que IU no se ha desplomado frente a Podemos como sí que lo hizo UPyD respecto a Ciudadanos, y para ilusionar en la nueva campaña habiendo pasado tan poco tiempo, necesitan hacer ver que pueden superar al PSOE, y para eso necesitan a IU, que no tan solo suma votos, sino que también gana escaños debido a que con la ley electoral es más fácil obtenerlos estando unidos.


(foto El País).


De este modo los argumentos de que no convenía unirse a la izquierda para seguir apostando por el centro parecen evaporarse. También se esfuma la buena prensa que tenía IU. Antes no eran relevantes y no les molestaban, pero ahora que se unen a PODEMOS y hacen peligrar el segundo puesto del PSOE, son unos peligrosos comunistas de extrema izquierda.




Por no contar lo gracioso que ha resultado ser ver a gente del PSOE preocupada por IU, aconsejándola que no se uniera a Podemos, que mantuviera sus esencias, alegando que el pacto con PODEMOS les iba a engullir.


Tan relevante ha sido el golpe contra el sector moderado en Podemos, que ha sido posible incluir la palabra Unidos delante de Podemos, ha sido posible incluir el logo de izquierda unida y el nombre de izquierda unida en la papeleta (aunque no en el de la candidatura, sí que está en el de la papeleta, lo que antes era impensable), ha sido posible incluir a Garzón en la lista de Madrid cuando antes se ofrecía Málaga, ha sido posible pactar el dinero recibido tras las elecciones, y se han cedido varios puestos de salida a IU.

Antes sólo se ofrecía que la gente de IU se incorporase en las listas de Podemos, o hacer pactos por provincia o CCAA, y ahora se ha conseguido un pacto nacional en Coalición Electoral.

A mí no me parece nada despreciable el acuerdo. La gente como Llamazares y los amigos que tiene en el PSOE diciendo que Podemos engulle a IU porque su logo es más grande, o porque no aparece la palabra Izquierda en la candidatura, en realidad lo único que quieren es que no se dé la unión, porque no les gusta nada Podemos.


¿Pero cuán diferente es Podemos de IU? Sí, Podemos no lleva en su programa salirse de la OTAN, nacionalizar empresas, o convocar un referéndum sobre la monarquía. ¿Pero realmente alguien duda de que la política exterior y de defensa de Podemos sería muy diferente de la de IU, o la política económica, o que piensan diferente respecto a la Jefatura del Estado?
No me preocupa tanto el programa ni el discurso, como los actos. Puedes tener un programa y un discurso muy bueno, pero si haces lo contrario de lo que dices y prometes, no sirve de nada.

Yo no sé si un gobierno de Podemos-IU solucionaría todos los problemas, pero sí sé que no surgirían grandes diferencias entre ellos. Al menos no con este Podemos. Con uno comandado por Errejón podría ser, pero parece que Iglesias le está ganando la partida, al igual que Garzón ha hecho en IU con Llamazares y Cayo Lara (a quien acaba de sustituir como coordinador general con el 74% de los votos frente al 20 que tenía la candidata de Lara y el 4 del de Llamazares).

Lo que sí que no se me escapa es que no ha habido primarias para elegir las listas electorales, y que se ha pactado en función de anteriores primarias realizadas por Podemos e IU. Alegan que no había tiempo. Veremos si cuando sean las próximas la unión está consolidada y hay tiempo de realizar unas primarias en condiciones en las que la gente de Podemos, Equo e Izquierda Unida compitan en igualdad de condiciones, que es como debería ser la verdadera unidad popular, de abajo a arriba, sin privilegios ni jerarquías.

Aún tiene mucho que modificar Podemos, en especial en dar más poder y autonomía a sus círculos temáticos y locales, y en volver a las primarias que tan buen resultado les dio en las europeas. He leído que ya iban a dejar de utilizar la lista plancha, lo cuál se agradece, para evitar pactos entre familias. Todos han de tener las mismas oportunidades, independientemente de que les caigan mejor o peor a la cúpula.


Me fastidia un poco que en podemos antes todos repitiesen no a la suma de siglas y ahora todos digan sí a la unión para ganar. Hay muchos que se oponían antes y se siguen oponiendo ahora (pero callan o cambian el discurso), y otros muchos que eran favorables pero callaban o no decían la verdad, y ahora por fin pueden decirla. Los anticapitalistas siempre fueron más favorables a la unión, y fueron los únicos que no se escondieron y lo dijeron desde el principio. Creo que hace falta un poco de auto-crítica en Podemos. Decir las cosas en voz alta, aunque no vayan de conformidad con la cúpula no debería suponer ningún problema. Porque no me creo que todo lo que hace la cúpula les parezca bien al 100% de los afiliados de Podemos. En ese sentido, mi más sincero reconocimiento para el círculo Bases Podemos y para el círculo Podemos renta básica, que no estando de acuerdo con la cúpula, siguen reafirmándose en sus posiciones. Tal vez por eso estén tan invisibilizados, pero mantienen la coherencia, y eso para mí es lo más importante.



Yo siempre he abogado por la unión porque consideraba que eran muy parecidos y que forzar a los votantes a escoger en la urna era diabólico. Al fin se ha logrado, y hay que cruzar los dedos para que sea duradera y a la próxima se haga de forma más democrática. Pero sin duda es para estar satisfecho con lo obtenido.


Creo que sí que se conseguirá adelantar al PSOE, pues no creo que se pierdan muchos votos por el centro debido al pacto con IU. Es más, se sumarán los votos de IU y tendrán un efecto multiplicador.

No sé que sucederá con el PP y Ciudadanos, pero no creo que les llegue para obtener mayoría absoluta, con lo cuál volveremos a la situación actual. Yo no descartaría unas terceras elecciones para nada, pues me espero un resultado muy similar cambiando de posición a Unidos Podemos por el PSOE.
Hay quien dice que el PSOE ya está sugiriendo que permitiría un gobierno del PP. No sé si acabo de creérmelo, porque entonces la pregunta sería muy sencilla: ¿Por qué lo permitís ahora y no antes, habiendo dejado a España medio año sin gobierno, forzando unas nuevas elecciones con el gasto que supone, y encima para quedar por debajo de Unidos Podemos?
Claro que si no lo permite, no quedaría más remedio que reunir a Unidos Podemos, PSOE y Ciudadanos, porque desde luego ni el PSOE ni Ciudadanos van a aceptar pactar con los nacionalistas. Así que volvemos a las mimas. Yo apuesto por un gobierno de coalición, con el desprestigio que eso supondría para el PSOE, o por unas nuevas elecciones con el desprestigio que supondría para todos. 
En el fondo, más pronto o más tarde, el PSOE va a tener que pactar con el PP. Y cuando lo haga, la gente que les vota, que mayoritariamente es de izquierdas, dejará de votarles, con lo que habrá certificado su hundimiento. Pero no tiene otra salida. Se han metido ahí ellos solos, con sus políticas económicas similares a las de los conservadores. Con un PSOE fuerte y verdaderamente socialdemócrata no habría sido necesario ni habría fructificado un Unidos Podemos. Pero no ha sido así, y al igual que el Pasok el PSOE está ante los preliminares de su insignificancia, debido a los errores cometidos.

(Gráfico El Economista).

En cuanto a la campaña electoral, está claro que se va a focalizar en Venezuela. Ahora, Unidos Podemos es el enemigo público número 1, tienen que evitar como sea que supere al PSOE o que se acerque al PP, y si el desprestigio al que ya ha sido sometido desde las europeas parecía insuperable, ahora veremos como resulta que no lo era. Ya ha aparecido Inda inventándose noticias de paraísos fiscales.

Es cierto que hay gente que relaciona a Podemos con Venezuela y que por eso no se plantea si quiera votarles. En ese sentido los medios de desinformación están logrando su objetivo. Pero aún así, hay mucha gente que realmente ve de qué va todo esto, y que va a votar a Podemos, con lo cuál si bien Podemos estará en cierta medida desprestigiado, por otra parte los que le votan ya estarán curados de espanto con todos los ataques tan evidentes que está recibiendo.

Pero más allá de eso, lo que me preocupa es que sobretodo el PP y Ciudadanos están haciendo campaña con Venezuela sin importarles un rábano lo que sucede allí. Si tan preocupados están por los derechos humanos, ¿por qué no salen a protestar por Palestina, Sáhara, Siria, Colombia, México, Corea del Norte, China, Irán, Arabia Saudí o Afganistán, denunciando las políticas de Israel, Marruecos, Al Assad, los paramilitares, los narcotraficantes, Kim Jong Un, del partido comunista chino, de los guardianes de la revolución, de la policía de las costumbres, o de los señores de la guerra y los talibanes respectivamente? ¿No les importa? Seguramente lo mismo que les importa Venezuela, pero salen a protestar porque ven que pueden sacar rédito electoral.

En ese sentido he de dar mi más sentido reconocimiento a Zapatero. Yo le he criticado mucho por varios recortes como la reforma laboral, subir el IVA, bajar el sueldo a los funcionarios, privatizar aeropuertos, y sobre todo, aumentar la edad de jubilación, pero la labor desinteresada que está realizando de mediador entre el gobierno y la oposición para tratar de llegar a un entendimiento y superar la crisis política, con discreción, sin declaraciones altisonantes, ni posicionamientos que inciten a desconfiar, creo que es merecedora de elogio.



(Arriba: Zapatero reunido con Henry Ramos, presidente de la Asamblea Nacional, de la oposición. Abajo, reunión con Maduro, presidente del Gobierno).

Muy al contrario de lo que han hecho Felipe González, el gobierno del PP, o Albert Rivera entre otros, que lejos de querer solucionar la crisis, lo que han hecho es posicionarse del lado de la oposición, apoyándola, concediendo nacionalidades y reclamando a Maduro que se vaya, lo que sin duda polariza aún más la situación, al ver el gobierno venezolano con razón injerencia en los asuntos internos de su país. Repito, ¿por qué el gobierno de España no es tan firme contra Marruecos o Israel debido a sus políticas de represión contra la población saharaui y palestina, y sí que lo es respecto a Venezuela y su crisis política? Por interés electoral. Ni más ni menos. Igual que Rivera o González. Muy lamentable.
Pero insisto, bravo Zapatero, que cuenta con el apoyo de Kerry y está dando un verdadero ejemplo de cómo realizar las cosas. Al igual que los mediadores entre el gobierno colombiano y las FARC. ¿Alguien se imagina que para solucionar el conflicto en Colombia hubiera gente que se posicionase del lado de Uribe o del de la guerrilla, y dijese que la única salida es la victoria total? Seguiríamos en conflicto. En vez de ello ambas partes, con ayuda de los mediadores, han entendido que deben sentarse a dialogar y a llegar a un acuerdo para poner punto y final al conflicto, y están a punto de conseguirlo. Bravo también por ellos.





Y ya saliendo del tema de la campaña electoral y las elecciones, no puedo dejar de hablar en el blog de mi buen amigo Juan Ramón Martín Menoyo, contable en la oficina comercial española en Arabia Saudí, que lleva ya 27 días en huelga de hambre para luchar por un servicio exterior mejor. ¡¡¡¡27 días!!!! Se dice pronto. 27 días sin comer y más de 10 kilos perdidos.
Vaya desde aquí mi máxima admiración a la lucha que está llevando a cabo. A los que lean esto, que sepan que pueden apoyarle firmando (aquí) una solicitud en change.org para apoyar las reivindicaciones de Juan Ramón, que básicamente son parar las arbitrariedades y abusos de poder que se cometen instaurando un sistema de supervisión y control, lograr elecciones sindicales libres en el sector exterior, y que se entregue la indemnización que corresponde a un compañero recientemente despedido. Aquí y aquí podéis encontrar más información. La Marea le realizaba una entrevista aquí.






Y ya por último, hablar un poco de Francia pese al silencio en los medios de comunicación españoles en comparación con la gran cobertura diaria que están haciendo sobre Venezuela.
Pues bien, Francia, que está mucho más cerca, lleva más de 3 meses de movilizaciones contra una reforma laboral menos lesiva que la del PP pero que ha conseguido crear un movimiento de indignados parecido al 15M que se llama la Nuit Debout, que ha conseguido crear división dentro del Partido Socialista Francés, con varios de sus parlamentarios partidarios de retirar la ley, que ha conseguido que escasee la gasolina y la energía al bloquear refinerías y centrales nucleares con paros en empresas públicas o semi-públicas (al contrario que en España allí el sector público sí que se moviliza, tal vez porque los sindicatos son más combativos y están mejor organizados), y que tiene todas las papeletas para convertirse en un problema de primer orden cuando empiece la Eurocopa que se disputa en ese país.

Veremos si el Gobierno consigue aguantar o ha de ceder. Se dice que si sucede esto último Valls, primer ministro, dimitiría. No veo la hora en que eso suceda. Por mucho que sus orígenes sean españoles, cuando Hollande le ascendió a primer ministro cometió un gran error, situando a una de las personas más a la derecha dentro del Partido Socialista en un puesto de tanta responsabilidad. Y eso que Hollande había empezado bien revirtiendo la jubilación de los 62 años a los 60 y gravando las grandes fortunas, pero a mitad de legislatura se volvió como los demás socialdemócratas, como Renzi y Zapatero, con lo que su popularidad ha acabado por los suelos.

Todo parece indicar que Le Pen ganará en primera vuelta, y que para la segunda todos se unirán contra ella con quien quede segundo, que podría ser Juppe, candidato favorito por encima de Sarkozy por UMP, partido conservador, a las primarias de dicho partido.

(Foto Le Monde).

La izquierda ni está ni se la espera. Hecatombe del partido socialista por su pésima gestión en los últimos años abrazando los ideales y medios de la derecha. E insignificancia de la izquierda más radical, que no consigue transformar las movilizaciones, el enfado, la indignación, en votos para ellos.

La única esperanza que veo, no ya para las próximas elecciones de 2017, sino tal vez para las de 2022, sea que en el partido socialista surja un Corbyn o un Sanders, una persona netamente de izquierdas que cambie el partido por completo. Y es que en Francia al igual que en Reino Unido o EEUU, el sistema electoral hace bastante complicado que un tercer partido pueda aspirar a grandes cosas.

1 comentario:

Gara Mabl dijo...

Why Some Russians Dislike Daniel Craig’s James Bond Movies,solarmovie According To Ralph Fiennes