sábado, 8 de diciembre de 2012

Mursi debe dar un paso atrás

Estamos escuchando constantemente que hay tensiones en Egipto debido a un decreto presidencial que inmuniza a Mursi de la acción de la justicia, y también debido a la aprobación de la Constitución, rechazada por los laicos. El ejército ya ha dicho que no va a actuar contra el pueblo, como tampoco actuó cuando se lo ordenó Mubarak, lo que hizo que la revolución egipcia fuese pacífica. Si hubiesen reprimido a tiros, habría sido violenta, como la libia o la siria.

(El ejército egipcio confraterniza con el pueblo y se niega a disparar contra él, tal y como se lo ordenó Mubarak).

Hay que recordar, que el parlamento, que fue elegido democráticamente, fue disuelto por los tribunales. De ahí el blindaje que ha hecho Mursi, que es temporal, hasta que se vote en referéndum la Constitución. Para evitar que sea destituido por la justicia. Porque la justicia no ha sido reformada, está poniendo muchas trabas, siguen con las políticas del viejo régimen.

Es un equilibrio difícil. Los salafistas también presionaban para que la sharia fuese incluida en la constitución como la única fuente de derecho. Al final se ha puesto que es fuente principal de derecho, pero no la única. Eso es lo que recogen por otra parte la mayoría de los países árabes.

Así pues tenemos por un lado a los hermanos musulmanes, por otro, más radicales, a los salafistas. En medio están los laicos. Y al otro lado, los militares, la justicia y la estructura del viejo régimen.
Las transiciones nunca son fáciles, y siempre hay tensiones, nunca se hacen como uno quiere...unos pretenden romper con todo y otros seguir igual.
De todos modos hay una cosa clara. Ha habido elecciones libres por primera vez en la historia de Egipto. Y la 1ª fuerza han sido los hermanos musulmanes, y la 2ª los salafistas. Por tanto no debería sorprender tanto que para la asamblea constituyente sean mayoría los islamistas. Los laicos están ahora armando mucho jaleo, pero en las urnas fueron minoría.

(Protestas de los laicos frente al palacio presidencial).

Lo más inteligente en estos momentos, sería, desde mi punto de vista, que Mursi diera un paso atrás, tendiera lazos con los laicos, y llegaran a un acuerdo para una constitución unitaria por consenso y para evitar que la justicia lo echase atrás pero sin llegar al abuso. De lo contrario, se polarizará mucho la sociedad egipcia y la tensión seguirá.
Los laicos por su parte, deberían admitir que no son mayoría y que la justicia tiene vestigios del antiguo régimen. A partir de ahí deben de intentar llegar a acuerdos con los hermanos musulmanes, apoyándose en la presión popular, sí, pero no utilizarla como única herramienta. También hay que saber dialogar y ceder en algunas cosas (que no en todo, obviamente).

Esperemos que llegue el diálogo y se alcance un acuerdo, pues sería la mejor solución.