jueves, 15 de noviembre de 2012

Acerca de la huelga

La huelga de ayer tuvo un amplio seguimiento en la industria y en el comercio, aunque menor en las administraciones públicas (curioso, pues en otros países son quienes más las secundan...no se a qué esperan a moverse).
Las manifestaciones fueron multitudinarias, aunque como siempre el Gobierno rebajó las cifras. Por supuesto, la prensa de la derecha ya tenía preparados los titulares de mañana hablando de fracaso y todo eso, como se comprobó con Hermann Tertsch. Y los empresarios hablando de miedo, de que se daña la imagen, de inoportuna y demás. Nada nuevo bajo el sol.
No me voy a meter con los trabajadores que no fueron por temor a ser despedidos o porque no podían permitirse perder un día de sueldo. Otros autónomos dicen que no pueden permitirse perder un día, pero ellos mismos reconocen que no va casi nadie a comprar y no venden en ese día...con lo cuál creo que les saldría mejor cerrar, así no gastaban en calefacción y en luz.
Con quien sí que me voy a meter es con quienes dicen que las huelgas no sirven de nada, que los piquetes son violentos, que los sindicatos apestan y que las huelgas son políticas. A todos ellos les recomiendo leer esto que he encontrado en Internet, a ver si se replantean las cosas:

CARTA DE RENUNCIA A CUALQUIER DERECHO GANADO CON HUELGAS Y LUCHA

Yo,..................................................................................., con DNI núm. ..........................., Trabajador de la empresa............................................................................................,

DECLARO:

QUE estoy absolutamente en contra de cualquier coacción que limite mi libertad de trabajar.

QUE, por ello, estoy en contra de huelgas, piquetes sindicales y cualquier tipo de violencia que me impida el libre desplazamiento y acceso a mi puesto de trabajo.

QUE por un ejercicio de coherencia con esta postura, y como muestra de mi total rechazo a la conculcación de esas libertades,

EXIJO:

1 º. QUE se me retire el beneficio de la jornada de 8 horas, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la jornada de 15 horas vigente antes de la injusta obtención de este beneficio.

2 º. QUE se me retire el beneficio de días de descanso semanal, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de trabajar sin descanso, de lunes a lunes.

3 º. QUE se me retire el beneficio de días de vacaciones, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de trabajar sin descanso los 365 días del año.

4 º. QUE se me retire el beneficio de las pagas extraordinarias, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de cobrar sólo 12 pagas anuales.

5 º. QUE se me retiren los beneficios de bajas por maternidad, matrimonio, defunción, etc., Ya que estos beneficios se obtuvieron por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de trabajar sin derecho a baja por este motivo.

6 º. QUE se me retire el beneficio de baja por enfermedad, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de trabajar aunque esté gravemente enfermo.

7 º. QUE se me retiren los beneficios de aportaciones a la Seguridad Social y al desempleo, dado que estos beneficios se obtuvieron por medio de huelgas, piquetes y violencia. Yo me encargaré de obtener atención médica de pago, y ahorraré para cuando no tenga trabajo.

8 º. Y, en general, que se me retiren todos los beneficios obtenidos por medio de huelgas, piquetes y violencia que no estén contemplados en este escrito.

9 º. DECLARO, también, que renuncio de manera expresa, completa y permanente a cualquier beneficio actual o futuro que se consiga por medio de la huelga del día 29 de marzo de 2012, y todas y cada una de las huelgas futuras.





Parece bastante evidente que las huelgas sí que sirvieron para algo. No se puede esperar que con una sola se consiga todo. Es una lucha continua. Todos esos beneficios se lograron en muchos años de peleas, de esfuerzo, de manifestaciones, de huelgas, y sí, de violencia. No voy a defender ahora el pistolerismo o los atentados, no me malinterpretéis, pero los piquetes son necesarios, el ser humano es egoísta, insolidario, y sin embargo la unión hace la fuerza. Allí dónde los trabajadores están mejor organizados en sindicatos y son más combativos, consiguen mejoras sociales que otros trabajadores que no están organizados. Y para que esas mejoras se extiendan, se mantengan, o no se extingan, organizan huelgas, y para ello a veces impiden el paso a otros trabajadores. ¿Coacción? Puede. Pero justificada en mi opinión. Ahora bien, si a alguien no le parece justificada, le invito a que firme la carta de arriba, así seguro que le dejan pasar en los piquetes. Tal vez entonces se lo pensase y en vez de ir a trabajar, se quedase en casa o incluso participase en la huelga.