lunes, 1 de noviembre de 2010

El Tea Party y la Ultraderecha

Reflexionando sobre Obama y EEUU uno se da cuenta de que prometen muchas cosas, generan grandes expectativas, y luego defraudan a la gente. Guantánamo sigue sin cerrarse. Las guerras de Irak y Afganistán van mal. Sigue habiendo problemas con Corea del Norte e Irán. El conflicto palestino no se resuelve. Siguen bombardeando Pakistán y Yemen. No consigue bajar el paro ni recuperar la economía. El acuerdo sobre el Cambio Climático es ridículo. Las medidas para controlar a los especuladores escasas. No ha metido mano contra la Asociación Nacional del Rifle.


Y lo más que ha conseguido es la reforma sanitaria que obliga a la gente a contratarse un seguro si no está en la Seguridad Social.
Curiosamente esto, que es su mayor logro, es lo que más rechazo ha provocado en la gente. Y es que EEUU es el país más capitalista del mundo, más enfrentado al comunismo en la guerra fría, estandarte del individualismo y de la abstención del Estado.
La gente, cansada de Bush, apoyó a Obama. Pero ahora está defraudada ante la lentitud de los cambios, y la derecha lo canaliza muy bien. Habla de la reforma sanitaria o del rescate bancario como Socialismo, acusa a Obama de Socialista.
La verdad es que los comunistas en EEUU deben estar alucinando. Pensarán que esa gente no tiene ni idea de comunismo cuando acusan a Obama de ser socialista.


En un país tan anticomunista, un comunista debe andarse con mucho cuidado de no enseñar sus cartas. Es casi como en la época de la caza de brujas.
Y luego dicen que EEUU es la mayor democracia del mundo. Sí, una democracia dónde sólo va a votar el 30%, dónde para presentarse como candidato hay que ser multimillonario, y además de uno de los 2 grandes partidos. En resumen, la gente no vota, sólo se pueden presentar los multimillonarios, y los 3º partidos están condenados a la marginación (pues el sistema electoral estadounidense hace que si por ejemplo en Texas el partido republicano consigue 20 escaños, el demócrata 18, y el verde 2, los 40 escaños de Texas pasen al republicano, dejando a los otros partidos sin escaños, lo que imposibilita la representación a los partidos pequeños).
Sin embargo no hay que perder la esperanza. Ese país ha conocido la lucha contra la guerra de Vietnam, los panteras negras, el movimiento hippie por la paz, a Martin Luther King, a Malcolm X, hay grupos de música críticos y anticapitalistas como Rage Against the Machine en California, hay activistas, como Brad Will, que fue asesinado en Oaxaca por paramilitares, y gente influyente como Noam Chomsky, o los cineastas Michael Moore y Oliver Stone.


Pero la verdad es que consiguen mover a poca gente.
La derecha consigue mover mucho más. El Tea Party, con Sarah Pallin a la cabeza, está en auge, recuperando el discurso hegemónico de Dios bendiga a América, de orgullosos de ser americanos, de ir contra la intervención del Estado, del discurso anti inmigración (con la ley contra los inmigrantes de Arizona), de ir contra los musulmanes (recordemos las protestas por el planteamiento de construir una Mezquita en la Zona Cero o la propuesta de un Pastor loco que quería quemar el Corán en público), o de ir contra los negros diciendo que son drogadictos y delincuentes.


Será muy difícil con este panorama ver algún día un cambio real en EEUU. He estado estudiando a todos sus presidentes ( aquí : 1, 2, 3, 4) ,a ver si sigo con el trabajo, pero pocos presidentes buenos ha habido en EEUU.

Parece que con la crisis económica la ultraderecha está en auge. En estos momentos me viene a la memoria la crisis del 29. En Alemania ante el temor de que los comunistas provocasen una revuelta debido al caos monetario que existía, la burguesía, lo que hoy serían las grandes multinacionales y la gran banca, apoyaron a los nazis. En Italia, dónde hubo una crisis entre 1918 y 1920 justo después de la I Guerra Mundial, se apoyó a Mussolini. En España, debido a las políticas reformistas de izquierdas, se alzaron los militares imponiendo una dictadura con Franco a la cabeza.


Bien, pues esa situación me recuerda bastante a la actual. En Latinoamérica está habiendo cambios de izquierda. Y ya se intentaron cargar a Chávez con el golpe de Estado de 2002, a Morales con el referéndum de autonomía de 2006, a Zelaya le sacaron de su casa en pijama e impusieron una dictadura fascista en Honduras. Recientemente a Correa casi le mata la policía. En Paraguay los rumores contra Lugo y en favor del golpe de Estado son constantes. Ahora que han sido las elecciones en Brasil, se ha lanzado una gran campaña de difamación contra la candidata izquierdista. Lo mismo pasó en Perú cuando se presentó Ollanta Humala, que perdió debido a ello. Pasó al poder Alan García, quien ha reprimido indígenas, pero claro, no cuestiona el sistema económico.
En Chile, tras una gran campaña mediática, también ganó un empresario derechistas.
En Colombia se asesina a sindicalistas. En México, ante los avances de las Juntas de Buen Gobierno también hay represión, al igual que con las protestas en Panamá.


En resumen, en Latinoamérica, que es dónde está el centro de las reformas izquierdistas, es dónde están intentando pararlo. Han tenido muchas crisis económicas y dictaduras y ahora los pueblos se alzan en la lucha.
Argentina tuvo una gran crisis económica. Ahora que se ha muerto Kirchner, intentarán volver a la derecha.

En Europa, la crisis la estamos viviendo ahora. La socialdemocracia, que ha tomado las políticas liberales y derechistas, se está desplomando incluso en Suecia, lo que permite a la derecha gobernar con comodidad. Sin embargo la gente se empieza a cansar de ambos y ganan fuerza la ultraderecha y los verdes. La ultraderecha es fuerte en Hungría, Holanda, Austria, Italia, Francia, Suiza, e incluso algo en Reino Unido. Lo hacen gracias al discurso racista anti inmigración que tanto cala entre la gente.
Pero por muchas trabas que se pongan a los inmigrantes, estos seguirán llegando hasta que no mejore la situación en sus países. Y la situación en sus países está mal debido a que las multinacionales saquean sus recursos y no les dejan nada de que vivir. El problema es el capitalismo.
Los verdes crecen en países como Francia y Alemania. Veremos a ver lo que hacen, pero todo indica que es un movimiento para frenar a la verdadera izquierda y que sirve de rescate a la socialdemocracia involucrándose en algo que preocupa a la gente como es el cambio climático.
La izquierda gana en algunos sitios como Portugal y Grecia. En Chipre están gobernando, y nada mal por cierto. Se espera que crezcan en algunos sitios como España o Alemania. Sin embargo, no crecen tanto como la ultraderecha y los verdes. Y esto puede provocar que lo que pasó tras el 29 vuelva a pasar.

La crisis va para largo, y nos podemos encontrar con Obama aprisionado ante el Tea Party, algún país europeo en manos de la Ultraderecha, un Berlusconi ufano, un Cameron recortando brutalmente...
Veremos a ver dónde se inclina la balanza. La mirada hay que dirigirla hacia Grecia, Portugal y Alemania. Lo malo que tienen estos países es que las elecciones han sido hace poco. En Francia no tardarán mucho, pero veremos a ver que hace el partido socialista francés, porque visto lo que han hecho sus compatriotas europeos poca esperanza queda.

Es una partida, y las piezas están sobre la mesa. ¿Ganará la burguesía con el apoyo a la ultraderecha y el discurso anti inmigración, a los recortes, a los verdes como salvaguarda de la socialdemocracia? ¿O ganarán los trabajadores, con unidad, lucha, huelgas y aumentos electorales?


Sólo el tiempo lo dirá. Esperemos por nuestro bien que sea lo 2º. Sino, habrá más recortes y más retrocesos, más opresión, menos libertad, más ricos a sus anchas. Se irá pareciendo a la sociedad descrita en V de Vendetta. Por lo tanto, debemos de luchar para evitarlo.

1 comentario:

El titán dijo...

Grande Jesús, si, ya lo decía no sé quien, la historia se repite, pero esta vez el movimiento obrero y la izquierda está desguazada y va a ser más difícil la batalla.