sábado, 11 de julio de 2015

Hay algo aquí que va muy mal

Parafraseando a Kortatu, hay algo aquí que va mal. Aunque seguramente los integrantes de Kortatu no verían como yo lo que voy a exponer dado que son abertzales. Pero lo cierto es que en este país hay algo que va muy mal.

Por ejemplo. El otro día en un periódico del País Vasco venía una noticia de inmigrantes escolarizados que se tenían que examinar en euskera y que recibían sus clases en euskera. Ellos que venían de Sudamérica se perdían y suspendían. Resulta que no se les permitía dar clases íntegras en castellano argumentando que por motivos de residencia les tocaba una escuela íntegra en euskera.

En Cataluña esos casos son la norma, no la excepción. La inmersión lingüística del catalán afecta a todos aquellos que no conocen dicha lengua. No será tan grave como el euskera porque el catalán se parece mucho más al castellano que el euskera, pero aún así sigue siendo un hándicap importante para los alumnos que no saben catalán.







Algunos argumentan que es que en Cataluña o el País Vasco el catalán o el euskera son lenguas oficiales y por tanto los alumnos tienen asignaturas en esos idiomas como en Francia las clases son el francés o en Portugal en portugués. Pero es que el castellano también es idioma oficial. Dicen que ya se enseña castellano. Sin embargo es minoritario en las aulas. Afirman que en su entorno ya está el castellano y deben reforzar las otras lenguas.
Yo sinceramente, que alumnos que vienen de otros países a España sabiendo español y resulta que en las aulas no se enseña en español sino en otra lengua, me parece lamentable. Deberían tener derecho a cursar las asignaturas en la lengua oficial que elijan. De lo contrario la integración se dificulta muchísimo.


Algo parecido pasa con quienes van a opositar. Si quieren opositar en el País Vasco o Cataluña, deben saber euskera o catalán, con lo cual se limita muchísimo. Así, un catalán o un vasco puede examinarse en cualquier territorio de España, pero un extremeño por ejemplo no podría examinarse ni en Cataluña ni en el País Vasco (ni en la Comunidad Valenciana, ni en Baleares, ni en Galicia...). Y eso me parece muy injusto.
Estaría de acuerdo con que si te vas a examinar en una de esas comunidades, saber el idioma propio te diese puntos. Pero no me parece lógico que sea imprescindible, porque así se limita muchísimo a otros aspirantes.



No sólo es cuestión de lenguas. También hay muchas diferencias en las CCAA respecto a las tasas de matrícula en las Universidades, a los servicios sanitarios que entran dentro de la seguridad social, o a la renta mínima garantizada de ingresos.
Me parece muy injusto que en función de la CCAA en la que vivas tengas derecho a diferentes cosas.



Además está el tema de la nacionalidad. Los inmigrantes que piden la nacionalidad española se enfrentan a preguntar por un juez, pues deben acreditar integración en la sociedad. Así los jueces les hacen determinadas preguntas para ver si están realmente integrados. El problema es que esas preguntas son totalmente discrecionales, sin estar dentro de un temario. Según varias encuestas, la mayoría de españoles no sabrían responder a varias preguntas.



En resumen, hay muchas cosas que cambiar. Unificar criterios, acabar con diferencias en las CCAA. Y si los de PODEMOS que hablan de los problemas de la gente, no ven un problema que los alumnos inmigrantes no puedan elegir dar clases en castellano en diversas CCAA, o que tengan diferentes servicios o precios públicos, es que no conocen los problemas de la gente, pues a la inmensa mayoría le parece erróneo que haya estas diferencias.

Hay algo aquí que va muy mal. Y hay que cambiarlo.