sábado, 9 de mayo de 2015

Cameron vuelve a ganar. En los próximos años la derecha reinará en Europa ¿y también en España?

Cameron ha vuelto a ganar. Esta vez con mayoría suficiente como para prescindir de los liberales, quienes les apoyaron en 2010 a cambio de ciertas concesiones como una reforma electoral, que fue sometida a referéndum pero que perdieron, optando el pueblo británico por seguir con la misma ley electoral desastrosa que ya comenté en las elecciones de 2010, y que hace por ejemplo que el UKIP, Partido por la Independencia del Reino Unido, euroescépticos, tengan 4 millones de votos (un 12,6%) y tan sólo un escaño. O los liberal demócratas, que tienen casi 2,5 millones de votos (7,9%) y 8 escaños. Por contra, el partido nacionalista escocés apenas llega al millón y medio de votos pero tiene 56 escaños.
Y es que con quedar el 1º en algunos districtos vale. Pero si quedas 2º o 3º en muchos no te vale para nada, que es lo que les ha pasado a los liberales y a los del UKIP.



El partido laborista ha subido en votos, pero baja en escaños, pues en Escocia el partido nacionalista (SNP) ha ganado en 56 de los 59 districtos.
Antaño los laboristas tenían fuerza allí, pero con el referéndum y la promesa hecha por Cameron (conservadores), Miliband (laboristas), y Clegg (liberal demócratas) de conceder más autonomía y transferencias a Escocia si votaban por continuar con el Reino Unido, han hecho que el SNP sea la 1ª fuerza, y parece que va a seguir así durante un tiempo, con lo que los laboristas tienen muy complicado llegar al poder, pues las zonas rurales agrarias de Inglaterra votan mayoritariamente conservador. Y con las grandes urbes y Gales no les llega a los laboristas si no recuperan su granero de votos en las zonas industriales de Escocia.




Encima en 2017 como límite habrá referéndum para decidir si se salen de la UE. Y Escocía podría votar por quedarse mientras Inglaterra vota por irse, con lo que podrían obtener la independencia mediante ese medio, lo que condenaría a Inglaterra a gobiernos de conservadores durante decenios.

Al Reino Unido le va a pasar como a España. Tanto hacer la pelota a los nacionalistas, acaban rompiendo el país. Ahora se van a ver obligados a dar más transferencias y autonomía, y si los laboristas quieren volver al poder tendrán que pactar con los nacionalistas, con todo lo que ello supone. 
No tendrían que haber convocado el referéndum, y menos aún haber realizado esa promesa de autonomía y transferencias si votaban que no. Ahora ya no tienen escapatoria.



Todo parece indicar que Reino Unido saldrá de la UE, lo que en cierto sentido será un alivio porque no torpedeará más cualquier iniciativa, pero no deja de ser un país importante que se va. 

Lamentablemente la derecha gobierna en Europa. Merkel lleva en el poder desde 2005, y por lo menos aguantará hasta 2019. Cameron desde 2010 y aguantará hasta 2020. Y Francia, con un Hollande descafeinado que ha pasado de la socialdemocracia de sus 2 primeros años de gobierno al centro derecha con Valls como primer ministro, cuenta los días para que vuelva el partido de Sarkozy. Y gracias porque la alternativa no será el partido socialista, sino LePen.
¿Qué ha pasado con la socialdemocracia? La gente no la ve como alternativa, y con razón. En Alemania prefirieron pactar con los conservadores antes que con la izquierda y los verdes. En Francia prefieren hacer recortes. Igual que en Italia o España. 
Y cuando gobierna la izquierda real como Syriza en Grecia, se la torpedea.
Si sumamos los populismos de derechas y el euroescepticismo creciente, tenemos todos los ingredientes necesarios para el apocalipsis europeo. Y todo por la ceguera de los países dominantes, especialmente Alemania, pero también Reino Unido, Holanda, Suecia, Finlandia...que no quisieron implementar los eurobonos ni limitar el poder de los bancos. Ahora estamos en una situación de crisis total, desempleo, pobreza, déficit, deuda...y la UE en vez de echar agua, echa gasolina. Si no cambian las cosas, Grecia tendrá que elegir entre hacer más recortes o salirse del euro y quien sabe si de la UE. Si Inglaterra se sale también, si en Francia gobierna el partido de Sarkozy presionado por LePen, y en Alemania todo sigue igual...en vez de ir hacia delante iremos hacia atrás, tal vez eliminando el tratado schengen que tan poco gusta a LePen.
Quien sabe, si la UE explota quizá sea más fácil volverla a rehacer sobre pincipios diferentes, especialmente con un banco central europeo que preste a los bancos centrales y no a los privados, con una política fiscal común, con eurobonos...Todo eso lo podrían hacer ya, pero no lo hacen. Y como no lo hacen y exigen recortes, austeridad y aguante, al final la gente verá en la salida de la UE la única opción.



¿Y qué pasa en España? Según las encuestas PODEMOS se está desinflando y Ciudadanos está creciendo, mientras UPyD e IU se hunden y PP y PSOE aguantan.
Hay quien decía que ante la subida de IU en las encuestas se favoreció a PODEMOS, y después a Ciudadanos. No es del todo descabellado, sobre todo viendo la moderación del programa de PODEMOS respecto a las europeas.
No parece que haya muchas dudas de que el PP vaya a ganar las elecciones generales. Eso de que PODEMOS ganase se acabó con el efecto Monedero y la decepción de las andaluzas. La clave está en por cuánto ganará el PP. Si logra más de 150 escaños, está claro que pactará con nacionalistas (CiU, PNV, CC, UPN, FA...). Parece difícil con CiU, pero tal vez si les dan el concierto económico dejen de dar la tabarra con el referéndum.
En cambio si logran menos de 150 escaños, tendrán dos posibilidades, o gobernar con Ciudadanos y UPyD, o con el PSOE.

Cuando se habla de que el bipartidismo se ha roto, no se habla desgraciadamente de que el PP o el PSOE pueden perder, sino de que para pactar ya no les bastará con nacionalistas, sino que tendrán que negociar todo con PODEMOS o Ciudadanos. Parece bastante evidente que optarán por Ciudadanos, pero aún así no lo tendrán tampoco fácil. Podría provocar inestabilidad y que por primera vez el PP tuviese que adelantar elecciones a 2017 ante una previsible situación de bloqueo, sobre todo por la corrupción. Aunque quien sabe. Quizás resurjan los de Rubalcaba y opten por la estabilidad apoyando al PP. No hay que descartarlo.