miércoles, 23 de junio de 2010

El fantasma del comunismo

Fernández de la Vega achacó al pp que a este paso se va a aproximar al marxismo-leninismo. Es decir, de la Vega, ante las protestas del pp por los recortes sociales, dice que esas protestas es como si fueran del marxismo-leninismo, que critique quien critique esos recortes se aproxima al marxismo-leninismo.

Esto me recuerda a cuando critican a Venezuela por bajar los precios de los alimentos o extender la política de sanidad. Dicen que es para contentar a los pobres y garantizarse su voto, y que caminan hacia la "cubanización". Es decir, que hacer medidas sociales que favorezcan a la población es para ganarse su voto y nos aproxima a la cubanización. O sea que en ese caso no habría que hacer medidas sociales, ya que sino nos achacarían que queremos ganarnos su voto y que caminaríamos hacia la cubanización.



Increíble. Increíble pero cierto. Hacer medidas sociales o protestar contra el recorte de estas nos acerca al marxismo-leninismo o a la cubanización. En resumen, nos acerca al comunismo.

Es como con la caza de brujas que acusaban a todo el mundo que quería un mejor reparto de la riqueza de ser comunista. A todo el mundo que se preocupaba por el derecho de los demás era acusado de comunista.

Yo me pregunto, ¿es malo protestar por los recortes sociales? ¿es malo aplicar medidas sociales? ¿es malo defender los derechos de los demás?
Si no es malo, y los comunistas defienden eso, será que los comunistas no son tan malos. Porque aquí no estamos discutiendo otras cosas que pudiesen hacer los comunistas, aquí estamos discutiendo las medidas sociales o las protestas a sus recortes que hacen los comunistas.

Pero claro, para la derecha, y el psoe es de derechas (no tiene nada de socialismo ni de obrero, lo único que hace es ensuciar el nombre de esas palabras al igual que ensuciar el nombre de históricos socialistas como Pablo Iglesias o Largo Caballero), el comunismo es horrible. No tiene nada de bueno. Y como no tiene nada de bueno, las medidas sociales o la protesta contra el recorte de estas medidas es mala, es comunista.

Desde esa óptica, desde esa estrategia, es desde la que juega la derecha. "Un fantasma recorre Europa. El fantasma del comunismo".



Esa vieja frase sigue hoy bien vigente. ¡Que viene el comunismo! Entonces la gente se atemoriza y prefiere votar a favor de grupos políticos que toman medidas antisociales.
De todos modos la gente no es idiota. No está en contra de las medidas sociales, sino a favor. Y si les acusan de comunistas porque estos las defienden, igual empiezan a pensar que el comunismo no es tan malo y el capitalismo sí que lo es.